Caso Chevron

Caso Chevron: STJ no homologa sentencia extranjera que condenó a petrolera

Migalhas 07/12/2017

Foto: Migalhas

Foto: Migalhas

La @@sentencia@@ ecuatoriana fue proferida tras la petrolera ser acusada de contaminar un área de la Amazonía del norte del país. Chevron fue condenada por un tribunal de Lago Agrio al pago de US$ 18.200 millones por cuenta de una polémica sentencia.

El caso llegó a la justicia brasileña en junio de 2012, y fue asignado al juez Luis Felipe Salomão, con indicios de ilegalidad de la decisión ecuatoriana, sobre la cual hay unas cuantas acusaciones de haber sido obtenida de manera fraudulenta.

La decisión del Tribunal fue tomada tras la revisión y el voto de la jueza Nancy Andrighi, que acompañó en parte la opinión del juez ponente, con base en la falta de jurisdicción nacional para la  homologación.

El juicio sobre homologación empezó en octubre con las declaraciones de los abogados de Chevron, Celso Cintra Mori (de la oficina de abogados Pinheiro Neto Advogados) y Carlos Velloso (de la oficina de abogados Advocacia Velloso).

En esa ocasión, el juez Salomão pronunció un voto detallado en el que analizó que el interés jurídico del Estado brasileño en la homologación debe empezar con la verificación de la petición y de la causa de solicitud deducidos en la inicial, ya que cualquier solución más profunda tendría como obstáculo la cuestión meritoria.

“Es incontestable que el caso en juicio no involucre a partes brasileñas o domiciliadas en el país o hechos ocurridos aquí o que la @@sentencia@@ impuso cualquier obligación a ser cumplida aquí. El ordenamiento jurídico brasileño no autoriza la presentación de acción ejecutoria contra quien no hizo parte del polo pasivo de la demanda o quien no es responsable por la ejecución, bajo penalidad de violación a la cosa juzgada, al contradictorio y al @@debido proceso@@ legal. Causa extrañeza que los demandantes no hubiesen instaurado una demanda de de homologación en Estados Unidos, donde Chevron tiene su sede, prefiriendo hacerla en otros países, como Argentina y Canadá. Si la @@sentencia@@ llegara a ser homologada sería pertinente indagar: ¿cuál es el juzgado competente para la ejecución, ya que no hay sede aquí, ni obligación a ser cumplida aquí?”

De este modo, el juez concluyó por la falta de interés procesal de los demandantes en la petición de homologación de la @@sentencia@@ condenatoria de Chevron.

Con este argumento se siguió el voto de la jueza Nancy, que destacó el hecho de Chevron no tener sede en el país, “no es suficiente la mera existencia de la subsidiaria indirecta de nombre Chevron Brasil Petróleo Ltda., que no hizo parte en la demanda”.

“Permitir que Chevron Brasil Ltda. venga a sufrir los efectos de la @@sentencia@@ condenatoria de una demanda en la que no participó sería una injustificada ampliación del litigio y una grave violación al @@debido proceso@@ legal, una ofensa al orden público que impide la homologación de la @@sentencia@@ extranjera”.

Después del voto, los jueces acompañaron al juez ponente en esa extensión menor, y el juicio tuvo resultado unánime. A continuación, vea el comunicado de Chevron sobre el juicio.

Nota de Chevro

SAN RAMON, California, 30 de noviembre de 2017 – El Tribunal Superior de Justicia de Brasil (STJ, por sus siglas en portugués) ayer rechazó unánimemente un intento de ejecución de la fraudulenta Sentencia ecuatoriana contra Chevron Corporation, alegando falta de jurisdicción. La Sentencia fraudulenta hasta el momento ha sido rechazada en Argentina, Brasil y Estados Unidos.

"Las cortes alrededor del mundo continúan rechazando los intentos de lucrarse de esta fraudulenta sentencia", dijo R. Hewitt Pate, vicepresidente jurídico y gerente legal de Chevron. "La decisión de ayer refuerza nuestra creencia de que cualquier jurisdicción que respete el estado de derecho encontrará que la Sentencia ecuatoriana es ilegítima e inejecutable".

La votación de 10-0 del STJ coincide con la decisión de una corte argentina del pasado 31 de octubre que denegaba el reconocimiento de la Sentencia ecuatoriana, también alegando la falta de jurisdicción.

Fiscales en Brasil y Argentina habían opinado previamente que la Sentencia ecuatoriana era inejecutable porque fue producto de fraude y corrupción. En 2015, el Subprocurador General de Brasil determinó que la Sentencia fue “emitida de forma irregular, especialmente bajo evidentes actos de corrupción que representaron una ofensa contra el orden público internacional, e incluso, para la moral y las buenas costumbres”.

En 2014, una corte federal de Nueva York encontró que la Sentencia ecuatoriana fue producto de fraude y actividades del crimen organizado. La corte también encontró que Steven Donziger, el abogado estadounidense detrás del juicio, violó la ley federal contra la extorsión y organizaciones corruptas (RICO, por sus siglas en inglés) cometiendo extorsión, lavado de dinero, fraude electrónico, manipulación de testigos y obstrucción de la justicia para obtener la sentencia. La corte detalló sus hallazgos en una decisión de casi 500 páginas. La Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Segundo Circuito reafirmó unánimemente la decisión de la corte de primera instancia en agosto de 2016. En junio de 2017, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la petición de Donziger, que buscaba una revisión del caso.

En enero de 2017, una corte canadiense rechazó el intento de ejecutar la Sentencia fraudulenta contra una subsidiaria de Chevron, Chevron Canada Limited. La corte sentenció que Chevron Canada Limited es una persona jurídica separada de Chevron Corporation, que no es parte del juicio ecuatoriano, y no es la parte condenada en la sentencia.

En diciembre 2015, la Corte Suprema de Gibraltar emitió una sentencia contra Amazonia Recovery Ltd., compañía con sede en Gibraltar creada por Donziger y sus asociados para recibir y distribuir los fondos resultantes de la fraudulenta Sentencia ecuatoriana. La corte indemnizó a Chevron con $28 millones de dólares en daños, y emitió un mandato permanente contra Amazonia Recovery, impidiendo que la compañía ayude o apoye el caso contra Chevron de cualquier manera.

Chevron nunca ha operado en Ecuador. Texaco Petroleum (TexPet), que se convirtió en una subsidiaria de Chevron en 2001, fue socia minoritaria en un consorcio de producción de petróleo en Ecuador junto con la empresa petrolera estatal, Petroecuador, desde 1964 hasta 1992. Después de que Petroecuador asumiera en 1992 la totalidad del consorcio y de las operaciones petroleras, conforme a un contrato con la República de Ecuador, TexPet se comprometió a remediar ciertos sitios de producción acordados, mientras que Petroecuador se hizo responsable de la remediación ambiental restante. El Gobierno de Ecuador supervisó y certificó la exitosa remediación hecha por TexPet y liberó a TexPet de cualquier otra responsabilidad medioambiental. Sin embargo, Petroecuador no realizó la limpieza a la que se comprometió y ha continuado operando y expandiendo sus operaciones petroleras en la antigua área de concesión durante los últimos 25 años.

Chevron Corporation es una de las principales compañías integradas de energía a nivel mundial. A través de sus subsidiarias que realizan negocios en todo el mundo, la compañía está involucrada en prácticamente todas las facetas de la industria de energía. Chevron explora, produce y transporta petróleo crudo y gas natural; refina, comercializa y distribuye combustibles para el transporte y lubricantes; fabrica y vende productos petroquímicos y aditivos; genera electricidad; y desarrolla y despliega tecnologías que incrementan el valor del negocio en todos los aspectos de las operaciones de la compañía. Chevron tiene su sede en San Ramón, California. Más información sobre Chevron está disponible en www.chevron.com y más sobre el juicio fraudulento contra la empresa en Ecuador en www.juiciocrudo.com.

# # #

Contacto: James Craig, asesor de comunicaciones de Chevron, +1 (925) 842-1319 (oficina) o +1 (832) 794-1630 (teléfono móvil).

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron. El artículo original en portugués puede ser visto aquí.

Fuente Original