Ecuador en las Noticias

Correa sufre de amnesia súbita en el caso Balda

Durante diez años gobernó con una capacidad de control y vigilancia que muy pocas cosas escapaban a su conocimiento y, si aquello llegaba a ocurrir, era porque eran cosas de tan poca monta que no se dignaba a poner sus dos ojos encima.

4 Pelagatos - Martín Pallares 25/05/2018

Foto: 4 Pelagatos

Foto: 4 Pelagatos

Durante diez años gobernó con una capacidad de control y vigilancia que muy pocas cosas escapaban a su conocimiento y, si aquello llegaba a ocurrir, era porque eran cosas de tan poca monta que no se dignaba a poner sus dos ojos encima. Su ejercicio del poder hacía que nada que no fuera de relevancia pudiera ser ejecutado sin su venia y aprobación. Hasta que llegó el día en el que dijo no saber nada ni conocer a nadie que estuviera relacionado con uno de los episodios más incómodos y visibles de aquellos diez años de poder absoluto: el secuestro de Fernando Balda.

El ataque de amnesia ocurrió ayer en Bruselas donde Rafael Correa rindió testimonio en el caso que se sigue por el secuestro, hecho en el 2012, en Bogotá por agentes de inteligencia ecuatoriana al político opositor Fernando Balda. El ex presidente dijo, durante las dos horas que duró el interrogatorio hecho desde la oficina del fiscal Edwin Pérez Reina, haberse enterado del secuestro por las noticias publicadas por la prensa, por los comentarios en redes sociales y no haber conocido absolutamente nada sobre el operativo sino hasta mucho luego de que había ocurrido.

Si desde la Presidencia de la República se aprobaron cheques para los viáticos en Bogotá de los agentes, que ahora están presos, fue porque su secretaria, de quien ayer dijo no recordar qué cargo ocupaba, actuó de forma autónoma y sin su conocimiento para ordenar los pagos. Si la Secretaría Nacional de Inteligencia envió agentes hasta Bogotá fue porque seguramente las autoridades de inteligencia y del Ministerio de Interior deben haber tenido la iniciativa de hacerlo por su cuenta, pero jamás porque él hubiera ordenado o aprobado tal cosa. Si se movilizaron importantes sumas de dinero público en el el operativo es porque a algún funcionario debe habérsele ocurrido que tal cosa era una buena inversión.

Correa, en su declaración, básicamente echó al agua a la gente que entonces eran los funcionarios que más confianza suya gozaban, sobre todo Homero Arellano, el ministro coordinador de Seguridad que ahora es embajador en Santiago de Chile. Ellos fueron los responsables de todo. A mi no me pregunten porque no sé nada y a duras penas conozco a esas personas.

Leer más aquí

Fuente Original

Tweets