Caso Chevron

Corte de EE. UU. ordena a Steven Donziger pagar US$ 800 mil a Chevron

- JuicioCrudo 07/03/2018

Para el principal abogado estadounidense detrás del fraude contra Chevron en Ecuador, el costo de su mala conducta acaba de aumentar.

Una corte federal de Nueva York le ordenó la semana pasada a Steven Donziger pagar $813,602.71 a Chevron por su parte de los gastos incurridos en la corte durante el juicio RICO (“special masters”, intérpretes, estenógrafo etc.).

En una decisión de 49 páginas, el juez federal de Estados Unidos, Lewis Kaplan –quien presidió el caso RICO-- rechazó todos los argumentos de Donziger y los calificó como infundados o no respaldados por pruebas, agregando que no tenía derecho a una “discreción” judicial favorable debido a su “repetida conducta inapropiada”, así como a su “comportamiento indignante” a lo largo del caso.

Sobre la supuesta incapacidad financiera de Donziger, la Corte concluyó que “Donziger no ha demostrado una falta de recursos que justifiquen alivio”. El propio Donziger reconoció que había recibido entre $1.8 y $1.9 millones de dólares en efectivo y propiedades como resultado de un patrimonio familiar, dos años antes del juicio. Además, la evidencia también muestra que recibió entre $958,000 y $1.3 millones de parte de financistas antes del caso, aunque la cifra pudiera haber sido más elevada “porque los registros de los que se obtuvo esa información estaban incompletos”, señaló el juez Kaplan. Aunque Donziger “recaudó al menos $21.4 millones” en financiamiento para el litigio, “gran parte de [estos fondos] nunca han sido contabilizados”, ya que “los registros mostraban… solo $16 millones”.

Donziger en repetidas ocasiones se ha negado a proveer información sobre su situación económica, afirmó la Corte.

En su dictamen, la Corte también se refirió a varios aspectos del fraude contra Chevron y el juicio RICO:

Sobre la conducta de Donziger durante su testimonio y el proceso de descubrimiento de pruebas: El juez consideró que Donziger “ignoró deliberadamente una orden judicial para producir documentos relevantes ubicados en Ecuador, pero [que estaban] bajo su control práctico”. “Él deliberadamente testificó falsamente en una audiencia probatoria sobre la moción de sanciones de Chevron. Y falsamente testificó, en respuesta a casi 300 preguntas, que no tenía memoria sobre dichos acontecimientos durante su declaración en este caso y en el contrainterrogatorio en el juicio”.

Sobre las condiciones ambientales en Ecuador: “Ciertamente, la fraudulenta sentencia ecuatoriana no puede tomarse como que ha establecido nada [sobre las condiciones ambientales]”.

La corte estadounidense también rechazó el intento de Donziger de volver a litigar partes del caso RICO, particularmente el testimonio en su contra por parte del exjuez ecuatoriano Alberto Guerra, quien corroboró que la sentencia contra Chevron fue obtenida mediante fraude. Los contactos de Chevron con Guerra, quien fue reubicado a Estados Unidos por su seguridad, fueron adecuados y transparentes, dijo la Corte.

Había “evidencia abundante, acreditada por la Corte, que la decisión de Guerra de cooperar con Chevron y, en última instancia, de testificar en este caso, lo habría expuesto a él y a su familia a graves riesgos en su seguridad personal si hubieran permanecido en Ecuador”, dijo Kaplan, agregando: “Chevron incluso reveló los hechos relacionados a sus interacciones con Guerra al Departamento de Justicia de EE. UU. mucho antes de llamar a Guerra al juicio. No se necesita decir nada más”.

“El testimonio de Guerra estuvo lejos de ser indispensable para el juicio emitido en este caso”, escribió el juez. "Como la opinión de la corte deja en claro, esta Corte habría alcanzado precisamente el mismo resultado en este caso sin el testimonio de Alberto Guerra".

Esta decisión se suma a las numerosas decisiones contra Donziger y su equipo durante los últimos años en las cortes de Estados Unidos, Argentina, Brasil, Canadá y Gibraltar.

Antecedentes

En 2014, la Corte Federal para el Distrito Sur de Nueva York dictaminó que Donziger había violado la Ley Federal Contra el Crimen Organizado (RICO, por sus siglas en inglés), cometiendo extorsión, lavado de dinero, fraude electrónico, violaciones a la Ley Contra Prácticas Corruptas en el Extranjero, manipulación de testigos y obstrucción de justicia al obtener la sentencia ecuatoriana, e intentar encubrir su conducta criminal y la de sus colaboradores.

La corte detalló sus hallazgos en una decisión de casi 500 páginas, declarando que Donziger y su equipo:

  • Chantajearon a un juez para que abandonara las inspecciones judiciales y designara a un “experto global”,
  • Corrompieron al “experto”, Richard Cabrera,
  • Escribieron el reporte de Cabrera,
  • Falsamente presentaron el informe de Cabrera como el trabajo de un experto independiente e imparcial,
  • Escribieron en secreto la sentencia del exjuez Nicolás Zambrano por $19 mil millones “que demostrablemente se basó en el informe fraudulento de Cabrera”.

La Corte de Apelaciones de EE. UU. para el Segundo Circuito ratificó unánimemente la decisión de la corte inferior en agosto de 2016.

En junio 2017, la Corte Suprema de Estados Unidos denegó una solicitud para reexaminar la decisión de una Corte de Apelaciones de EE. UU.

Tweets