Noticia

Corte Suprema podría reconsiderar una gran arma para las compañías estadounidenses demandadas en el extranjero

Bloomberg Businessweek - Paul Barrett 18/05/2017

Foto: Bloomberg

Foto: Bloomberg

¿Las compañías estadounidenses pueden utilizar la ley federal contra el crimen organizado para eludir los costosos fallos judiciales en el extranjero? Para Chevron Corp., la respuesta fue afirmativa, y eso ahorró al gigante del gas y petróleo $9.5 mil millones. Ahora la Corte Suprema decidirá si escucha una apelación de los antagonistas de Chevron, quienes argumentan que la compañía engañó a todos.

La Corte federal de apelaciones de Nueva York emitió un fallo el pasado agosto indicando que Chevron, y de hecho, cualquier corporación estadounidense que enfrente un juicio en el exterior, puede volver a casa y emplear las disposiciones civiles de la Ley Contra Organizaciones Corruptas e Influenciadas por el Crimen Organizado (RICO por sus silgas en inglés) como un arma para ir tras los abogados del lado contrario. Los perdedores en ese enfrentamiento - los empobrecidos pobladores ecuatorianos y su abogado con sede en Nueva York, Steven Donziger - están pidiendo a los jueces prohibir el uso de RICO, aduciendo que fue algo imprudente e injusto.

Chevron, naturalmente, desea que la Corte Suprema se mantenga fuera del asunto. Se espera que los jueces anuncien sus intenciones durante las próximas semanas.

Algunos hechos de una tortuosa historia: En 1993, Donziger y otros abogados demandaron a Texaco en Nueva York, alegando que la compañía petrolera contaminó una gran parte de la selva ecuatoriana durante las décadas de los 70s y 80s. Chevron adquirió Texaco y sus obligaciones potenciales en 2001. El caso de contaminación fue rechazado en los EE. UU. y se reinició en Ecuador en 2003. Chevron sostuvo que cualquier contaminación remanente, no era su responsabilidad. En 2011, una corte ecuatoriana dictaminó que la empresa estadounidense era responsable y que debía pagar una indemnización fijada, en última instancia, en $9.500millones.

Chevron se negó a pagar, alegando que Donziger utilizó evidencia fabricada, coerción y sobornos para obtener esta victoria en Ecuador, donde la empresa no tenía activos. Fue entonces cuando Chevron hizo su ingeniosa jugada, al emplear RICO para demandar a Donziger en la corte federal de Manhattan.

La compañía alegó que él había convertido el caso de contaminación en una extorsión. Un juez estuvo de acuerdo y emitió una orden que impedía la ejecución de la sentencia ecuatoriana. Chevron no fue tras daños monetarios, lo que permitió evitar que el caso fuera escuchado por un jurado (que podría haber favorecido a un solitario abogado, no obstante comprometido, y a sus pobres clientes contra una gran corporación). El pasado mes de agosto, un panel de tres jueces del de la Corte Apelaciones para el Segundo Circuito de Nueva York, confirmó las constataciones de corrupción y que una parte privada podía utilizar RICO, como lo hizo Chevron.

En su apelación ante la Corte Suprema de los EE. UU., Donziger y sus clientes ecuatorianos advierten que, si no se invalida el inusual uso de RICO por parte de Chevron, "litigantes descontentos de todo el mundo acudirán a Manhattan para exponer sus reclamos" sobre sentencias judiciales extranjeras. Además, argumentan los enemigos de Chevron, los tribunales de primera instancia están divididos sobre si RICO autoriza a las partes privadas a solicitar órdenes judiciales en casos no escuchados por jurados.

Mi predicción: Normalmente, a los jueces de la Corte Suprema les gusta resolver conflictos entre tribunales federales de primera instancia, y la sentencia de Nueva York, aunque es similar a una de una corte hermana en Chicago, se opone a otra de una corte federal de apelaciones de San Francisco.

Pero la Corte Suprema se abstendrá de aventurarse en la voluminosa información de contaminación en la Amazonía y la mala conducta de un abogado. La resolución del problema RICO esperará por un conjunto de hechos menos idiosincrásicos.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron, el artículo original en inglés puede ser visto aquí.

Fuente Original

Tweets