Noticia

El juez del caso Chevron que poco sabe de su sentencia

Bloomberg Businessweek - Paul M. Barret 06/11/2013

Chevron ha batallado poderosamente para tratar de minar un veredicto de 19 mil millones de dólares impuesto en contra de la compañía acusada de contaminación por una corte de Ecuador en 2011. La compañía petrolera basada en San Ramón California, ha contratado un gran número de abogados e investigadores con el objetivo de probar que la @@sentencia@@ fue un fraude y que el abogado de Nueva York que lo impulsó debería ser calificado como un estafador. Chevron tuvo una oportunidad ante una corte federal en Manhattan de interrogar al exjuez ecuatoriano que determinó el fallo. La realidad es que el juez no sabe mucho al respecto.

Nicolás Zambrano, cuyo nombre apareció en el documento de 188 páginas a espacio sencillo de la corte provincial de Lago Agrio en Ecuador, no pudo recordar el nombre de la sustancia que el fallo describió como “el agente cancerígeno más poderoso” supuestamente asociado con la contaminación de petróleo en la Amazonía. Zambrano no pudo identificar el estudio que el fallo señaló que había otorgado “datos estadísticos de la más alta importancia para determinar su decisión”. De igual forma no pudo recordar en cuál teoría legal “causal” se basó para establecer un vínculo entre la contaminación del petróleo con el daño ecológico y humano.

Luego de reconocer que no hablaba ni leía francés ni inglés, Zambrano no pudo explicar cómo el fallo que él mismo ejecutó pudo incluir citas legales en esos idiomas procedentes de doctrinas francesas, australianas y de Estados Unidos. Zambrano dijo que su secretaria, una mujer de 18 años, que hasta donde él sabía no hablaba o leía francés ni inglés, encontró documentos legales complicados en varias páginas de internet. “La joven mujer, que buscaba en internet la información, fue la que me ayudó a transcribir el dictamen”, testificó Zambrano, quien añadió que la mujer “escogió la opción en español” de esas páginas web de corte legal. “Así es como me informé y comprendí el tema en el cual yo estaba interesado. Ella los imprimía, y así yo los podía leer luego”.

Chevron calificó a Zambrano como un testigo hostil en su demanda civil en la que acusa de una campaña engañosa de relaciones públicas a Steven Donziger, abogado radicado en Nueva York y quien ganó el veredicto de $19 mil millones a nombre de miles de residentes del Amazonas. La compañía petrolera alega que Zambrano no escribió el fallo de febrero de 2011, sino que apenas lo firmó con su nombre como parte de un elaborado plan de soborno diseñado por el equipo legal de Donziger y en el cual se le entregarían $500.000 de esas ganancias al juez. Donziger ha rechazado las acusaciones y asegura que Chevron está tratando de arruinarlo y desacreditar su victoria en la corte como una manera de evadir la justicia en Ecuador.

Zambrano, quien enfrentó las temperaturas de otoño en Nueva York testificando con un largo abrigo color carbón, insistió que pasó “muchas horas y muchos días” a finales de 2010 y principios de 2011 dictándole la @@sentencia@@ a su joven asistente, que gana $15 al día. “Nadie me ayudó a escribir la sentencia”, dijo en respuesta al duro interrogatorio del abogado principal de Chevron, Randy Mastro. “Yo fui quien la redactó”.

Hace dos semanas, uno de los antiguos colegas de Zambrano en la corte de Lago Agrio, Alberto Guerra, testificó que Zambrano le pagó para redactar a su nombre las órdenes judiciales internas de los casos civiles, incluyendo la demanda de contaminación contra Chevron. Guerra también dijo que había servido como intermediario para negociar el plan de soborno en el cual los demandantes se encargarían de redactar el fallo final. Zambrano confirmó que Guerra había redactado a su nombre algunas órdenes judiciales, pero no en el caso de Chevron. Mostrando poca emoción durante su testimonio y a menudo realizando pausas por varios segundos antes de responder las preguntas, Zambrano también negó que le pagó a Guerra por hacer este trabajo.

La demanda Chevron contra Donziger ha recibido una gran atención en los círculos jurídicos, en donde es visto como una caso que pondrá a @@prueba@@ la estrategia corporativa que se está empleando recientemente y que consiste en acusar personalmente a los abogados demandantes. Ayer, el encontronazo legal fue presenciado por una celebridad, la actriz y productora Trudie Styler, quien asistió a la sesión. Styler saludó a Donziger al estilo europeo, con un beso en cada una de las mejillas. Styler y su esposo, la estrella británica de rock Sting, han apoyado durante mucho tiempo la campaña en la que se responsabiliza a Chevron de contaminar en Ecuador.

Después del testimonio de Zambrano, el grupo de Donziger elogió su desempeño. “El señor Zambrano dejó en claro que él escribió la @@sentencia@@ de Lago Agrio y no recibió ningún tipo de ayuda por parte del testigo “estrella” de Chevron, el señor Guerra”, señaló a través de un email Chris Gowen, uno de los abogados de Donziger. Se espera que hoy continúe el testimonio de Zambrano.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron. El artículo original en inglés puede ser visto aquí

Tweets