Noticia

Exjuez ecuatoriano declara en Nueva York haber estado a sueldo de los demandantes de Chevron

La República 23/10/2013

New York, 23 sep.-El ex magistrado ecuatoriano Alberto Guerra declaró en un juicio que se está llevando a cabo en Nueva York y en el que Chevron acusa al abogado estadounidense Steven Donziger de haber sobornado a jueces ecuatorianos para obtener la indemnización para los pobladores.

Donziger negó haber sobornado autoridades.

El ex juez Alberto Guerra dijo que en el 2009 se reunió con Donziger y otros representantes de los pobladores en Honey & Honey, un restaurante de la ciudad de Quito.

Guerra dijo que otro abogado que representaba a los pobladores ya había acordado pagarle 1.000 dólares por mes para escribir las órdenes judiciales en nombre del magistrado que presidía el tribunal, Nicolás Zambrano.

Zambrano, quien según Guerra, también recibía pagos, acordó agilitar el proceso y limitar las vías procesales por las que Chevron podía aplazarlo, declaró Guerra, quien destacó que Donziger era plenamente consciente del acuerdo.

“El Sr. Donziger me agradeció por el trabajo que iba a hacer”, declaró Guerra sobre la reunión en el restaurante.

Randy Mastro, uno de los abogados de Chevron, le preguntó a Guerra si comprendía que estaba violando la legislación ecuatoriana al aceptar escribir los fallos en nombre de Zambrano.

“Me duele decirlo, pero sí”, respondió el ex juez, a través de un intérprete.

Guerra es un testigo clave en un juicio con el que Chevron está tratando de desacreditar la indemnización.

La empresa quiere que el juez de distrito estadounidense Lewis Kaplan, que preside el proceso sin jurado, impida a Donziger y los pobladores que representa obtener esa indemnización en tribunales de Estados Unidos o que se beneficien de la misma de cualquier modo.

El juicio, que comenzó la semana pasada, es un nuevo capítulo en un conflicto de dos décadas entre Chevron y residentes de la región Lago Agrio por reclamos de que Texaco (que operaba en  un consorcio con la estatal petrolera ecuatoriana CEPE y que luego fue comprada por Chevron en el 2001), contaminó la zona desde 1964 a 1992 con la operación de un yacimiento en el noreste de Ecuador.

Chevron sostiene que Texaco limpió los efectos de la contaminación antes de entregar el yacimiento a la estatal Petroecuador. Pero en 2011, Zambrano emitió un fallo en el que obliga a la petrolera estadounidense a pagar una compensación de 18.000 millones de dólares a un comité de pobladores afectados por la contaminación. Posteriormente, la corte elevó ese monto a 19.000 millones de dólares para cubrir costos.

* El exjuez ecuatoriano Alberto Guerra.

Tweets