Ecuador en las Noticias

La cárcel dejó fuertes secuelas en los condenados por el 30-S

Después de la insubordinación del 30-S, el policía Eduardo Mullo fue recluido casi cinco años en la Cárcel 4, que funciona en Quito.

El Comercio 24/09/2018

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

Marcelo Bonifaz fue cabo segundo de la Policía, pero ahora está encerrado en la Cárcel 4 de Quito. Fue capturado en octubre del 2013, tres años luego de la insubordinación policial del 30-S. Después lo condenaron a 12 años por tentativa de magnicidio.

Esta semana habló desde la cárcel y recordó el día en que sus compañeros policías lo detuvieron en Riobamba. Dice que lo lanzaron al piso, frente a su hija que entonces tenía cinco años. La pequeña lloraba desde la ventana y pedía que lo soltaran, dice. No entendía lo que pasaba. Él, en cambio, sospechaba lo que se venía.

Señala a que dos semanas antes de su aprehensión, carros sin placas daban vueltas en la UPC en la que trabajaba. Después, un compañero de Quito le alertó que tenía una boleta de detención por haber gritado “disparen al Presidente (Rafael Correa)”. Ahora dice que no estuvo en la revuelta.

Leer más aquí

Fuente Original