Ecuador en las Noticias

La diplomacia secreta del ELN

La Posta 25/04/2018

Foto: La Posta

Foto: La Posta

No fue casual. La expulsión del ELN de territorio ecuatoriano como sede de los diálogos de paz entre la última guerrilla de Colombia y el Gobierno de ese país, tras el trágico triple asesinato de los periodistas de El Comercio, parecía la reacción emocional de un jefe de Estado, Lenín Moreno, rompiendo una decisión diplomática por el dolor del luto.

“Entendemos el dolor del presidente Moreno y el pueblo ecuatoriano”, fue la reacción de Ángela Holguín, canciller de Colombia, tras el anuncio oficial.

“Pagamos por culpa ajena”, dijo Pablo Beltrán, jefe de negociación del ELN, desde Quito, visiblemente molesto por una decisión que consideraba injusta.

Las reacciones, se entiende, respondían a una declaración sin sustento aparente: que el ELN mantenía actividades terroristas, había dicho el presidente Moreno.

No lo dijo en vano.

Un informe de la Unidad de Seguridad Interna de la Presidencia de la República, entregado a Moreno en su despacho y al que tuvo acceso la Posta, abre un abanico de preocupaciones sobre la capacidad de la guerrilla colombiana para moverse más allá de la paz, en Ecuador.

Sus movimientos eran seguidos por agentes desde antes de la posesión de Moreno y la bitácora intensa dibuja algo con claridad: el ELN no sólo tenía intenciones de negociar su paz en el país sino también de “fortalecer su presencia”.

Leer más aquí

Fuente Original

Tweets