Ecuador en las Noticias

La salida de Assange: Silencio global

Una fuente de la embajada de Ecuador en Londres le confió a este medio que Julian Assange pretendió filtrar información comprometedora del gobierno de Rafael Correa

La Fuente - Fernando Villavicencio y Cristina Solórzano 16/07/2018

Foto: La Fuente

Foto: La Fuente

Assange promueve acercamientos y acuerdos al más alto nivel y con ese objetivo juega nuevamente con la información y el silencio. A nivel global se ensayan contactos con personalidades influyentes en el gobierno de Donald Trump, mientras desde Ecuador se anuncia el compromiso del presidente Lenin Moreno de avanzar un acuerdo con el gobierno británico.

Una fuente de la embajada de Ecuador en Londres le confió a este medio que Julian Assange pretendió, antes de las elecciones de 2017, filtrar información comprometedora del gobierno de Rafael Correa, nunca lo hizo y aún se desconocen las razones de la decisión. Lo que sí queda claro es que el asilo político de 2012 habría sido parte de un acuerdo para suspender nuevas filtraciones como aquellas de 2010 que dañaron la imagen del régimen de Correa. Así se manejaron la información y el silencio como trofeos de negociación. Seis años después, Assange promueve acercamientos y acuerdos al más alto nivel y con ese objetivo juega nuevamente con la información y el silencio. A nivel global se ensayan contactos con personalidades influyentes en el gobierno de Donald Trump, mientras desde Ecuador se anuncia el compromiso del presidente Lenin Moreno de avanzar un acuerdo con el gobierno británico. El desenlace parece inminente, aunque se demore un poco, se descubrirá el precio del silencio.

Julian Assange lleva seis años refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres. Durante ese tiempo, UC Global Security Consulting, la empresa española contratada por la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) para brindarle seguridad y vigilancia, registró todos sus movimientos.

La firma española elaboró todo tipo de reportes sobre Julian Assange, sobre las incidencias que tendría en la Embajada, de sus cambios repentinos de humor, de sus malos comportamientos y sus, a veces desconcertantes, costumbres (suele no ducharse con frecuencia aunque usa un spray para su aseo, camina descalzo y en calzoncillos por la embajada, anda en patineta o juega con una pelota de fútbol); de sus actividades como líder de WikiLeaks y de las visitas que ha recibido en la embajada.

Leer más aquí

Fuente Original