Noticia

MCSquared y su campaña de 6,4 millones de dólares no satisfacían al gran jefe

4 Pelagatos - Martín Pallares 25/02/2016

Foto: Juicio Crudo

Foto: Juicio Crudo

A la hora de gastar en la campaña publicitaria “La mano negro de Chevron”, a Rafael Correa no parecía preocuparle las cifras. Si había que traer a las más importantes y rutilantes estrellas del mundo del espectáculo para que participen en la campaña, metiendo sus manos en los derrames petroleros, no había que escatimar esfuerzos.

Esto según la reciente publicación digital del American Media Institute, AMI, de los EE.UU., que asegura haber tenido acceso a correos electrónicos que el presidente Rafael Correa intercambió con algunos funcionarios suyos  involucrados en la articulación de la campaña. En esos supuestos correos, colgados en la web por washingtonium, aparece un Rafael Correa impaciente por los pobres resultados de la campaña.

Para desarrollar la campaña “La mano negra de Chevron”, el gobierno ecuatoriano contrató a MCSquared una empresa de relaciones públicas basada en Brooklyn, Nueva York, de propiedad de María Garay quien, según se desprende del contenido de los correos atribuidos a Correa, fue su amiga de la infancia. “Tenemos una lucha enorme ante esta empresa corrupta y corruptora de Chevron“, dijo Correa en agosto del 2014 cuando confirmó la noticia aparecida en varios medios estadounidenses sobre la contratación de MCSquared. El gobierno ecuatoriano entregó 6,4 millones de dólares a Mcsquared con el fin de que invierta en la campaña. Esa empresa contrató, a través de representantes, a varios artistas como Dany Glover, Mia Farrow y Darryl Hanna para que viajen al Ecuador a participar en la campaña.

Según estos correos (que AMI atribuye a Correa y a sus funcionarios, entre ellos Fernando Alvarado, entonces secretario de Comunicación y Nathalie Cely, entonces embajadora en Washington) Correa tenía mayores expectativas de la campaña. El quería que viajen estrellas de la talla de Bianca Jagger o de la cantante Cher. Además que las visitas de las celebridades sean cada semana.

Del texto de estos correos atribuidos por AMI a Correa y a sus funcionarios, se desprende que la campaña publicitaria era coordinada por Cely, Fernando Alvarado y su hermano Vinicio, entonces secretario de la Administración. En uno de esos textos se ve que Fernando Alvarado le dice a Correa que el líder de toda la campaña era su hermano Vinicio. “Solo quería recordar que quien está liderando la estrategia es Vinicio. Casi todo lo que usted ha visto y su equipo -Instituto- (la semana pasada presentaron algo mucho más estructurado)”, dice uno de los correos atribuidos por AMI a Fernando Alvarado.

De los correos publicados por AMI se colige que Correa se hallaba urgido por mejorar la campaña y se queja de que las estrellas no vengan semanalmente. También se ve que en su afán por satisfacer al Presidente, tanto Cely como Fernando Alvarado le anuncian que la contratación de la cantante Cher y Bianca Jagger están casi listas. Si bien ninguna de las dos llegó al Ecuador como se pretendía, sí hicieron pronunciamientos públicos en contra de la petrolera.

AMI afirma haber examinado “cientos” de mails que, dice, intercambiaron Alvarado, Cely y Correa. También afirma que el gobierno del Ecuador depositaba 534 mil dólares mensuales en la cuenta que MCSquared mantenía en el City Bank. Documentos entregado al Departamento de Justicia de los EE.UU. muestra que MCSquared pagó a la empresa Greater Talent Network 188 mil dólares y al American Program Bureau 33 mil a finales del 2013 e inicios del 2014 para encontrar celebridades que participen en la campaña mediática contraria a la Chevron. “Los resultados de la campaña decepcionaron a Correa de acuerdo a los documentos”, sostiene la publicación.

“Debemos traer a Bianca para la campaña La Mano Sucia. Nos ha faltado mucha contundencia y se está perdiendo momentum. No ha habido ninguna personalidad relevante que haya venido”, dice Rafael Correa en uno de los correos que AMI le atribuye a él. Otra curiosidad de los correos atribuidos a Correa es la forma en la que él, supuestamente, habla de María del Carmen Garay, propietaria de la MCSquared. En los textos le dice a Fernando Alvarado que debe estar consciente de que Garay no está a la altura de la iniciativa y que eso lo sabe porque la conoce desde hace mucho. “Fernando: esto a María del Carmen Garay, amiga mía desde la infancia, le queda recontra grande. Ya hemos hablado al respecto”.

La Contraloría ecuatoriana examinó los gastos realizados con MCSquared y determinó que no había nada irregular.

Fernando Alvarado, en uno de los correos que AMI le atribuyen contesta y le dice “presidente, estoy de acuerdo en lo de Ma. Del Carmen, siempre he estado consciente de eso. Sólo quería recordar que quien está liderando la estrategia es Vinicio”.

La publicación de AMI aportan nuevos datos sobre la  contratación a MCSquared. La contratación ha sido muy criticada pues se ha visto que los accionistas de esa empresa tienen vínculos cercanos a funcionarios de la Presidencia. Al fin y al cabo 6,4 millones de dólares no son pelo de cochino.

 

Fuente Original

Tweets