Caso Chevron

Patrocinador de la estafa a Chevron abandona el barco y llega a acuerdo en la corte

Hot Air - Jazz Shaw 20/02/2015

Los albores de 2015 han probado ser bastante movidos para la Gran estafa en contra de Chevron.

Luego de haber derrotado a los funcionarios ecuatorianos que la iniciaron, así como a los activistas ambientales estadounidenses que la apoyaron, Chevron fue tras el abogado de Nueva York, Steven Donziger. Ese pobre ser fue eventualmente encontrado responsable por las violaciones a la ley RICO (que persigue la asociación ilícita y la corrupción), pero las acciones legales no terminan allí . Actualmente, uno de los "inversionistas" que financiaron el costo del extensivo y fraudulento intento por sacarle dinero al gigante energético a cambio de una parte de las ganancias, se ha visto obligado a llegar a un acuerdo ante las cortes, abandonando así a Donziger, su amigo de mucho tiempo, al tiempo que admitió haber sido "engañado" para que se involucrara en una campaña fraudulenta.

Chevron Corporation ha llegado a un acuerdo con James Russell DeLeon, el principal financiador de la demanda fraudulenta contra Chevron en Ecuador. Chevron entabló un proceso judicial contra DeLeon en Gibraltar, donde DeLeon tiene su residencia, por su papel en el financiamiento y promoción de la demanda fraudulenta. En el acuerdo, DeLeon ha resuelto ese proceso judicial al retirar el apoyo financiero del litigio de Ecuador y asignar sus intereses en el litigio a Chevron. Chevron, por su parte, ha accedido a desistir de sus demandas judiciales contra DeLeon. Al haber entablado la demanda ante el Tribunal de Gibraltar, DeLeon previamente divulgó haber invertido aproximadamente $ 23 millones en el caso, a cambio de una participación aproximada del 7 por ciento de los $9 500 millones del juicio ecuatoriano contra Chevron. La entidad financiadora de DeLeon, Torvia Limited, así como su socio Julian Jarvis también son partes del acuerdo.

"Nos sentimos complacidos de que otro partidario de larga data haya concluido su relación con este esquema fraudulento, dijo R. Hewitt Pate, vicepresidente y abogado general de Chevron. Chevron continuará responsabilizando ante las cortes a todos quienes se asocien con este litigio fraudulento".

DeLeon no tendrá que girar un cheque gordo a nombre de Chevron, pero las pérdidas que esto acarreará probablemente serán un castigo más que suficiente. Como se señaló anteriormente, colocó más de 23 millones de dólares en la campaña de extorsión y no ha recibido un sólo centavo a cambio. También le convencieron para que proporcionara una cantidad no revelada de dinero para @@financiar@@ un "documental" dirigido Joe Berlinger sobre las actividades de Chevron en Ecuador. Para colmo, DeLeon tuvo que firmar la siguiente @@declaración@@ pública.

"A partir de marzo de 2007 proporcioné financiamiento para apoyar el litigio en Ecuador en contra de Chevron Corporation, creyendo de buena fe que apoyaba una buena causa.

Sin embargo, desde entonces he revisado el fallo emitido el 4 de marzo de 2014 por el juez Kaplan de la Corte de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, donde se establece el fallo de la corte, así como también la evidencia presentada durante el juicio. Como resultado, he llegado a la conclusión de que los representantes de los demandantes de Lago Agrio, incluyendo a Steven Donziger, me engañaron en relación a hechos importantes. Si hubiera conocido estos hechos antes, no habría financiado el litigio.

DeLeon también ha desistido de cualquier interés que pudo haber tenido en la demanda contra Chevron. Por cierto, cabe anotar que no fue el primero en hacerlo. Otro "inversionista", Burford Group, renunció a su asociación con Donziger en 2011 y de la misma manera tuvo que abandonar su demanda.

Hasta este momento parece poco probable que Chevron obtenga algún beneficio financiero de estas personas, pero realmente creo que este no es el punto. Ha sido muy común que estafadores y "activistas" entablen demandas maliciosas contra grandes empresas que sean financieramente solventes, con la esperanza de que éstas entren en rápidos acuerdos, tan sólo para evitar prolongadas disputas ante las cortes. Con demasiada frecuencia esto ha funcionado. Es probable que al perseguir a todos y cada uno de los culpables de este esquema fraudulento en todo el mundo, Chevron pueda asestarles un golpe y sentar precedentes que desalentarán intentos de futuras extorsiones.

Puede acceder a la historia de la cobertura que Hot Air ha hecho de este caso, que se remonta varios años atrás, aquí.

Fuente Original