Noticia

TAME: ¿Cuánto más puede volar un avión de papel?

La empresa de aviación nacional tiene pérdidas por casi $ 250 millones, deudas por 191 millones, una flota caduca y exceso de personal

La Posta 15/11/2017

Foto: La Posta

Foto: La Posta

Al ritmo que iba, pronto TAME no sería capaz de volar ni aviones de papel. La bandera de la aviación nacional, fundada por la Fuerza Aérea, encontró en la última década la mayor de sus turbulencias cuando pasó a manos del Gobierno Nacional, específicamente de las Empresas Públicas bajo supervisión del Ministerio de Transporte. 

Desde allí, bajo la visión de la revolución ciudadana, dio paso a los males de otras instituciones: incrementó su personal de 340 personas a más de 1.4000, sus gastos se dispararon, sus aviones envejecieron reduciendo a la mitad la flota operativa, sus vuelos a Venezuela -aislada del mundo civilizado por el no pago a las líneas aéreas- se mantienen, perjudicando a los contribuyentes (ustedes y nosotros) por más de 40 millones de dólares, también hubo deuda, mucha deuda, supera $ 194 millones tal y como la calculan los nuevos directivos, y esto generó, según consta en los informes de la compañía pérdidas consolidadas por casi $ 250 millones, que es casi toda la utilidad de Claro, en 2017.

El endeudamiento de la compañía asciende, según un informe de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas al que la Posta tuvo acceso, al 152 %.

Con todo esto dando vueltas por la opinión pública, la cabeza de TAME ha tenido que salir esta mañana a mostrar el plan de vuelo para puerto seguro: aseguran que para dentro de un año “la empresa será rentable” y dejará de perder el dinero de los contribuyentes; que la sobrepoblación burocrática de la compañía comenzará con una reducción paulatina, en una primera etapa 80 personas perderán su empleo, lo ideal es que los niveles lleguen al estándar internacional que, en el caso de TAME, es de más o menos 1000 empleados (400 menos de lo que tienen); que la deuda astronómica es un asunto en stand by hasta que lo resuelva la Contraloría General del Estado en una revisión del 2012 al 2016, a la caza del hueco por donde se fue el dinero y quién es responsable; que no dejarán de volar a Venezuela pero reducirán la frecuencia de seis líneas semanales a dos. En fin, que hay todo un plan. Que respiremos.

Leer más aquí

Fuente Original

Tweets