Noticia

Ontario defiende el estado de derecho, rechaza demanda contra Chevron Canadá

Profesor de Derecho- Yo escribo acerca de temas de Responsabilidad Civil, Ética Legal y Política Exterior

Forbes - Michael I. Krauss 30/01/2017

Fotógrafo: Adam Berry/Bloomberg News

Fotógrafo: Adam Berry/Bloomberg News

La Corte Superior de Justicia de Ontario ha dado un nuevo espaldarazo al estado de derecho. La corte desestimó ayer un intento para ejecutar una sentencia obtenida fraudulentamente contra Chevron Corporation en Ecuador, contra los activos canadienses de una empresa distinta, Chevron Canada Limited.

Aquellos que no estén familiarizados con esta saga, solo necesitan leer mis columnas anteriores para familiarizarse con los detalles de esta sórdida historia de corrupción judicial. Además, el excelente libro de Paul M. Barrett, Law of the Jungle le proporciona todos los antecedentes que usted necesita. Aquí está la versión condensada:

  • Texaco operó un campo petrolero en Ecuador como socio minoritario de una empresa petrolera perteneciente al Gobierno de Ecuador.

 

  • Texaco terminó su participación, gastó millones para limpiar residuos que había vertido, y recibió una liberación legal total por parte del Gobierno de Ecuador.

 

  • El Gobierno de Ecuador nunca limpió su parte de la contaminación vertida, y de hecho probablemente empeoró de manera considerable la situación. Muchos ecuatorianos se enfermaron, probablemente por la contaminación creada después de la salida de Texaco.

 

  • Después de que Texaco salió de Ecuador, Chevron Corporation se fusionó con Texaco.

 

  • Un abogado estadounidense inició un juicio en Estados Unidos en contra de Chevron Corporation a nombre de 30.000 ecuatorianos. El juicio fue rechazado, ya que se determinó que EE.UU. era un foro inapropiado debido a que todos los testigos estaban situados en Ecuador. El abogado estadounidense posteriormente volvió a entablar el juicio en Ecuador, y procedió a sobornar a los jueces ecuatorianos para que emitieran e incluso redactaran de manera clandestina una sentencia multimillonaria contra Chevron.

 

  • Se reclutaron a estrellas de cine para viajar a Ecuador y sumergir sus manos en la tierra empapada de petróleo, como si eso fuera evidencia de que Chevron era responsable de los daños. El presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien ya había declarado ilegítima la deuda nacional de Ecuador y que anunció que su país no iba a pagar más de $3 mil millones en bonos, se unió al esfuerzo por sacar miles de millones de dólares de Chevron.

 

  • Chevron, que nunca ha operado en Ecuador, ni ha sido propietaria de activos ahí, se negó a pagar la sentencia obtenida fraudulentamente. Para contraatacar, entabló una demanda RICO (Ley Federal Contra las Organizaciones Corruptas, por sus siglas en inglés) contra Donziger en una Corte de Distrito de EE.UU. El fallo de esa corte detalló el fraude masivo contra la compañía, y determinó que Donziger había participado en múltiples violaciones de la Ley RICO. Los crímenes cometidos en contra de Chevron Corporation incluyen extorsión, lavado de dinero, fraude electrónico, manipulación de testigos y obstrucción de justicia. La sentencia de la Corte de Distrito fue confirmada por un panel de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito. La conclusión fue que los demandantes no están autorizados para ejecutar la sentencia ecuatoriana en Estados Unidos. Por lo que han acudido a cortes extranjeras para tratar de ejecutarla.

 

  • Las autoridades brasileñas y argentinas han aconsejado a sus propios sistemas judiciales no reconocer la sentencia ecuatoriana en sus países, debido al fraude masivo.

 

Chevron Corporation no hace negocios, ni tiene activo alguno en Canadá. Así que el abogado estadounidense demandó a Chevron Canada Limited, una corporación separada por siete niveles de Chevron Corporation. Chevron Canada Limited es una compañía que explora yacimientos de gas y petróleo en Canadá. Nunca ha tenido ningún negocio en Ecuador. No obstante, los demandantes alegaron que Chevron Canada Limited estaba lo suficientemente relacionada con Chevron Corporation para ser responsable por el monto de la sentencia ecuatoriana (más intereses considerables, por supuesto). El abogado también pidió a la corte de Ontario prohibir a Chevron Corporation el uso de la considerable evidencia de fraude, lo que el abogado afirmó que sería insultante para Ecuador y violatorio de su soberanía.

El Juez Hainey de la Corte Superior de Justicia de Ontario, no quiso saber nada al respecto. En un sobrio y muy bien razonado fallo, el juez concluyó que, de conformidad con los principios básicos de responsabilidad respetados en todo el mundo civilizado, las dos empresas eran entidades distintas y que Chevron Canada Limited no fue acusada en el caso ecuatoriano. Chevron Canada Limited tampoco estaba establecida para proteger a Chevron Corporation de sus obligaciones bajo cualquier forma. Y Chevron Canada Limited tampoco era un "títere" de Chevron Corporation. La corte desestimó el caso contra Chevron Canada Limited por estos motivos. También consideró que, en la demanda canadiense contra Chevron Corporation, las pruebas del fraude ecuatoriano eran plenamente admisibles.

Debe ser mortificador para el Sr. Donziger, para el Presidente Correa (quien trató al australiano fundador de Wikileaks Julian Assange como un aliado anti-imperialista en 2012, abriéndole las puertas de la embajada de Ecuador en Londres, protegiéndolo de la extradición a Suecia para responder a acusaciones de que había violado a dos mujeres), para las cándidas estrellas de cine que se aliaron con Donziger y Correa, y para los bienintencionados, pero ingenuos lectores que me condenan cada vez que escribo acerca de este tema, que tantos países neciamente insistan que el estado de derecho importa. Bueno, importa. Los ciudadanos ecuatorianos han sido perjudicados, posiblemente a través de la perfidia de una compañía controlada por su propio gobierno. Eso no autoriza el fraudulento despojo de los accionistas estadounidenses y de los fondos de pensiones.

Aún estoy esperando a que el Colegio de Abogados emprenda acciones disciplinarias, y que las autoridades penales federales den seguimiento a las violaciones de la Ley RICO que fueron señaladas por la Corte de Distrito de Estados Unidos.

Michael Krauss es profesor de Derecho de la Escuela de Derecho Antonin Scalia de la Universidad George Mason, y es un reconocido académico de Derecho de Responsabilidad Extracontractual y de Ética Jurídica. Su página Web está aquí.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron. El artículo original en inglés puede ser visto aquí

Fuente Original
Compartir: