Indígenas

Amnistía Internacional denuncia persecución a la minoría indígena en Ecuador

21/02/2018 La República

Un grupo de indigenas del Ecuador marchan en contra de reformas gubernamentales del Gobierno de Rafael Correa. Foto: La República

Un grupo de indigenas del Ecuador marchan en contra de reformas gubernamentales del Gobierno de Rafael Correa. Foto: La República

Ecuador sometió en 2017 a persecución y acoso a indígenas y defensores de los derechos humanos, en medio de restricciones del derecho a la libertad de expresión y asociación, denuncia Amnistía Internacional (AI)

La ONG subraya que el pasado año continuaron las limitaciones del derecho al consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas en relación a proyectos de extracción minera y petrolera.

Los indígenas en Ecuador abarcan 14 nacionalidades y representan el 7 % de la población, según los últimos censos oficiales.

El informe menciona que en julio pasado varias organizaciones indígenas y de derechos humanos denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) incursiones en el territorio del pueblo sápara relacionadas con ulteriores proyectos de extracción petrolífera.

En paralelo, señala que hubo denuncias de licitaciones públicas del Estado para la extracción de crudo en el territorio del pueblo kichwa de Sarayaku sin el consentimiento libre, previo e informado de la nacionalidad indígena, contraviniendo una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Asimismo, se hace eco de que en abril el líder indígena Agustín Wachapá quedó en libertad condicional tras cuatro meses de detención preventiva bajo el cargo de incitación a la violencia en la provincia oriental de Morona Santiago en 2016.

En esa región del pueblo shuar se registraron protestas que derivaron en enfrentamientos originados por un disputado proyecto de dos minas de cobre.

AI también recoge la denuncias de varias ONG ante la CIDH sobre “la falta de un sistema de protección adecuado o de una institución especializada responsable de investigar los ataques y la criminalización de que eran objeto los defensores de los derechos humanos” y el “frecuente uso indebido” del cargo de ataque o resistencia a la autoridad para procesarlos.

Afirma que la CIDH, “expresó preocupación por la ausencia de representantes del Estado” en audiencias relacionadas con la violencia y hostigamiento a defensores de los derechos humanos.

Bajo el epígrafe de “Escrutinio Internacional”, dice que Ecuador aceptó algunas recomendaciones en materia de derechos humanos, como “adoptar un plan nacional de acción sobre empresas y derechos humanos” o “asegurar la protección contra la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género”, entre otras.

Leer más aquí