Cascada Ñiachi Yacu, atractivo turístico que se levanta a pulso en Napo

25/09/2017 El Universo - Alfredo Cárdenas

Al pie de la cascada se forma una pequeña laguna donde los turistas pueden nadar y recibir los pesados chorros de agua para sanar dolores de espalda

Un sendero de 200 metros desde el camino principal conduce hasta la cascada. Foto: El Universo

Un sendero de 200 metros desde el camino principal conduce hasta la cascada. Foto: El Universo

El río llega hasta una estructura de piedra que forma una visera perfectamente elaborada y pulida como si hubiera sido construida con cemento, pero no, se trata de un accidente natural que permite una caída de seis metros y es ahí donde se dibuja la cascada Ñiachi Yacu.

Curiosamente, el río –que lleva el mismo nombre de la cascada– muere después de que sus aguas se precipitan al vacío desde la visera, dejando una estela de gotitas en el aire, que dan la sensación de que alguien refresca los rostros de los visitantes en aquel clima que se ha modificado desde el frío intenso de Papallacta, en los límites de la provincia del Napo, hasta el semitropical de este sitio, a escasos 30 minutos de Tena.

Al pie de la cascada se forma una pequeña laguna donde los turistas pueden nadar y recibir los pesados chorros de agua para sanar dolores de espalda, asegura don Luis. En los costados de la cascada hay dos agujeros por donde se filtra el agua y el caudal del río desaparece.

Leer más aquí

Fuente Original

}