Comunidad kichwa apuesta por el turismo ecosostenible

14/11/2017 El Mercurio Digital

A orillas del río Napo y frente al Parque Nacional Yasuní, Sani Isla resiste a la industria petrolera.

Foto: Mercurio Digital

Foto: Mercurio Digital

Paolo Moiola.- Sani Isla es el nombre de una comunidad indígena kichwa de un millar de personas que viven en las orillas del río Napo, frente al Parque Nacional Yasuní. En los últimos años, la comunidad ha tenido que enfrentar los esfuerzos expansionistas de las empresas petroleras, primero la estadounidense Occidental Petroleum (OXY) y luego la ecuatoriana Petroamazonas. La primera se fue, la segunda ha comenzado a operar también dentro del vecino Yasuní, un tesoro mundial de biodiversidad y hogar de algunas etnias en aislamiento. Mientras tanto, después de algunas vacilaciones, la comunidad de Sani Isla ha elegido el camino del turismo ecosostenible, la artesanía y la silvicultura, alejándose del canto de sirenas de las empresas petroleras. Al menos por el momento.

El río Napo es uno de los principales afluentes del río Amazonas. Nace al pie del volcán Cotopaxi y desemboca en el Amazonas después de recorrer 1,130 km, los últimos 667 en territorio peruano. Atraviesa la selva amazónica ecuatoriana, cruzando, entre otros, el Parque Nacional Yasuní. El río, ancho y bastante profundo, es surcado sobre todo por canoas y pequeñas embarcaciones a motor. Pero a veces también lo cruzan barcazas que transportan camiones relacionados con la industria petrolera. Es precisamente el petróleo lo que está poniendo en peligro el frágil equilibrio de la Amazonia ecuatoriana. Recorriendo el río es posible observar algunas torres petroleras coronadas por la típica llama que quema el exceso de gas, además de las excavaciones que se han hecho en algunos tramos de la orilla izquierda del río.

Leer más aquí

Fuente Original

}