Cultura y Turismo

Dos rutas turísticas en Pichincha y Orellana refuerzan conexiones

19/06/2018 El Comercio - Ana María Carvajal

Apreciar la majestuosidad de Lagartococha y conocer las tradiciones de los Secoyas es la recompensa de un viaje, que en lancha toma ocho horas desde el Coca

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

Atraer al turismo extranjero desde la cultura y la belleza natural del Ecuador es el objetivo de dos rutas turísticas en Pichincha y Orellana. Estas buscan fortalecer las conexiones con Perú.

En Pichincha está la ruta Manuela la Libertadora, que se creó desde que el Consejo Provincial de Pichincha firmó un convenio con la Alcaldía de Palta (Perú) y recorre las provincias que visitó Manuela Sáenz desde su exilio. Empieza en Quito y pasa por Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar, Babahoyo, Guayaquil y Machala. Llega a Perú por Chacras, hacia Zorritos, Máncora, Tumbes, Cataos y finalmente a Paita.

Según la viceprefecta Marcela Costales, la ruta que ya tiene alrededor de seis años está ampliándose. La semana pasada hubo una reunión para incrementar la ruta hasta Chiclayo en primera instancia y luego bajar hasta Cajamarca. En Chiclayo resalta la inclusión del museo del Señor del Sipán, de la cultura Lambayeque.

En el caso de la Ciudad Mitad del Mundo, en Ecuador, se ha registrado un incremento de un 3% turístico proveniente de Perú a través de esta ruta que sigue los pasos de la Libertadora del Libertador.

La segunda ruta comprende a Nuevo Rocafuerte (Orellana). Apreciar la majestuosidad de Lagartococha y conocer las tradiciones de los Secoyas es la recompensa de un viaje, que en lancha toma ocho horas desde el Coca. Sin embargo, este es un viaje que no todos están dispuestos a hacer, por lo cansado de la ruta.

Leer más aquí

Fuente Original