Medio Ambiente

Estación científica lleva 24 años investigando especies del Yasuní

07/05/2018 El Universo

El pasado 5 de abril se concretó la renovación del contrato para su funcionamiento por cuarenta años con el Ministerio del Ambiente del Ecuador.

Foto: El Universo

Foto: El Universo

En sus senderos, que poseen plantas con tallos de un centímetro de diámetro hasta árboles de más de 20 metros de altura, es frecuente observar aves, primates, felinos, perros salvajes, insectos, ranas, roedores, murciélagos, entre otras especies.

La ubicación privilegiada de la Estación de Biodiversidad Tiputini (EBT) de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), en la selva prístina de la provincia de Orellana, es compatible con los objetivos de investigación, educación y conservación que promulga.

Este centro, ubicado a la orilla del río Tiputini, al límite norte del Parque Nacional Yasuní (PNY), fue establecido en 1994 gracias a un acuerdo entre el extinto Instituto Ecuatoriano Forestal y de Áreas Naturales y Vida Silvestre y la USFQ.

El pasado 5 de abril se concretó la renovación del contrato para su funcionamiento por cuarenta años con el Ministerio del Ambiente del Ecuador.

David Romo, director de la estación, asegura que la prolongación del comodato les permitirá seguir contribuyendo a la ciencia. “Esta vez el convenio ya no es solo con el PNY, sino con la comunidad quichua El Edén. La estación está dentro del territorio de esta comunidad (...), entonces era importante reflejar el beneplácito de los comuneros”, dice.

En los 24 años de funcionamiento, la EBT ha contado con el aporte de científicos conocidos a nivel mundial, asegura Romo. “Tenemos a cuatro investigadores de Estados Unidos líderes en su campo. El más famoso es Terry Erwin, que es entomólogo (experto en insectos). Él es una de las grandes autoridades en biodiversidad del planeta”, sostiene.

Leer más aquí

Fuente Original