La nueva guerra en el Cóndor

16/10/2017 La Hora

Foto: La Hora

Foto: La Hora

Poblaciones borradas del mapa. Escuelas en escombros. Mujeres con sus hijos desplazadas de su hogar a mitad de la noche... El extractivismo no solo deja su huella en el ambiente, sino también en el tejido social. Un mapa que registra muertes, intimidaciones y detenciones en esta biodiversa cordillera austral.

Dentro de los proyectos pro-minería de los capitales en alianza con los Estados, el caso “Nankints” es emblemático. Ecuador ha violado su propio mandato minero, derechos de pueblos ancestrales y ha reprimido con operaciones donde ha habido brutalidad militar. Nankints fue desaparecida: esto pone a otras comunidades asentadas en concesiones mineras en un riesgo similar.

La comunidad shuar de Nankints llevaba asentada en su territorio desde 2006. En 2016 fue destruida por un ataque militar ordenado por el Gobierno de Correa. El ataque se amparó tras una resolución judicial a favor de la empresa minera ECSA, que llevaba tiempo intentando usar las 40.000ha irregularmente concesionadas por parte del Estado. Tras la destrucción de Nankints, se construyó en su lugar el campamento minero “La Esperanza”.

Leer más aquí

Fuente Original

}