Misahuallí, un bocado de la selva ecuatoriana

12/04/2018 El Espectador - Natalia Mendez Sarmiento

A este poblado se llega en auto o en bus desde Tena, la ciudad más cercana.

Foto tomada en Puerto Misahuallí, pequeña población ubicada en la Región Amanzónica. Foto: El Espectador

Foto tomada en Puerto Misahuallí, pequeña población ubicada en la Región Amanzónica. Foto: El Espectador

Puerto Misahuallí es un bocado de la selva amazónica, que se extiende a lo largo de varios países suramericanos. Llegar allí es bastante sencillo en comparación con otros lugares del Amazonas, en los que es necesario tomar aviones o barcos para acceder. A este poblado se llega en auto o en bus desde Tena, la ciudad más cercana.

Aunque el nombre de Misahuallí resuena en cada cuadra como paquete turístico de un día, este pueblo, que abarca en su totalidad unas cinco cuadras de sur a norte y otras cinco de occidente a oriente, es solitario. Los buses estacionan justo al lado de la plaza principal, dispuesta de sillas de madera y pequeños techos para esconderse del sol. Los únicos habitantes a primera vista, son dos o tres hombres que venden paseos en lancha y planes de rafting en neumáticos de camiones. 

No es necesario tomar un tour para conocer uno de los atractivos más llamativos del pueblo. En la bifurcación de los ríos Misahuallí y Napo, ambos anchos y terrosos, se extiende por varios metros en sus orillas una playa de arena blanca y blanda, características no muy comunes en la zona. En esta playa, las hojas de los árboles se expanden a lo ancho y sus troncos tienen poca altura, lo que provee sombra a la explanada junto al río. Allí, los pobladores venden frutas y jugos en pequeñas tiendas rodantes, y es posible nadar cerca de la orilla.

Leer más aquí

Fuente Original