Politica y Economía

Toda una aventura: estudiar y trabajar como joven refugiada en la frontera

17/01/2018 Mi Putumayo

Jóvenes refugiados tienen acceso a un programa de becas para estudios de tercer nivel en Lago Agrio como parte de la provisión de soluciones duraderas de la Oficina de ACNUR

Foto: Mi Putumayo

Foto: Mi Putumayo

Para Selena*, estudiar y trabajar es el pan de cada día. Hija de padre colombiano y madre ecuatoriana, esta joven de 22 años nacida en Colombia no se detiene ante la adversidad. No lo hizo cuando a los seis años su familia se vio obligada a dejar su Putumayo natal. No lo hace ahora estudiando Administración de Economía Social en el Instituto Técnico Superior Crecer Más (ISTEC), de Lago Agrio.

 “El poder de la educación nos está abriendo las puertas”, dice esta joven refugiada sobre su vida en Ecuador. “En 2001 tuvimos que venir huyendo de la violencia. Desde joven tuve que trabajar y cuidar a mis hermanos menores para apoyar a mi familia. Nunca abandoné mis estudios, y me gradué a los 17 años”.

Ecuador ha reconocido a más de 60.000 refugiados desde hace más de dos décadas. El 98 % de ellos son colombianos. La Constitución y la legislación ecuatoriana consagran la igualdad de derechos para los refugiados y los ciudadanos ecuatorianos. No obstante eso, la población juvenil enfrenta numerosos retos para permanecer en el sistema educativo, principalmente debido a la situación socioeconómica de las familias, en muchos casos de extrema pobreza.

Leer más aquí

Fuente Original