Remediación Texaco

Responsabilidad de Petroecuador sobre la Amazonía ecuatoriana

16/12/2016

Los abogados demandantes ignoran descaradamente el hecho comprobado de que Petroecuador es el responsable por cualquier problema social o ambiental que podría existir hoy en la antigua área de concesión.

La compañía estatal de petróleo controló todas las decisiones operativas y presupuestarias

Contrariamente a lo que reclaman los abogados demandantes, Petroecuador, como socio mayoritario del consorcio con Texaco Petroleum Company (TexPet), y como parte del Acuerdo de Operación Conjunta Napo, ejerció un control importante sobre las operaciones. Petroecuador participó en todas las decisiones importantes relacionadas con equipos, tecnologías y métodos de producción.

Responsabilidad de limpieza no cumplida por Petroecuador

Desde 1995 hasta 1998, TexPet invirtió más de $40 millones para remediar una porción de los emplazamientos de producción de petróleo en la antigua área de concesión en concordancia con su participación minoritaria en el consorcio con Petroecuador. Como propietario mayoritario del consorcio, y en concordancia con los acuerdos de conciliación y de remediación convenidos por el Gobierno de Ecuador, Petroecuador asumió la responsabilidad por lo que quedara de esos emplazamientos. Sin embargo, Petroecuador no se ha hecho responsable del cumplimiento de sus responsabilidades de remediación, ni ha respondido por la contaminación actual en emplazamientos donde ha sido el único operador desde 1990.

A pesar de que han sido comunicados sobre las obligaciones no cumplidas de Petroecuador, por más de dos décadas, los abogados demandantes han seguido reclamando de manera agresiva a Chevron y no han presentado reclamo alguno contra Petroecuador, ignorando de esta manera las vías de compensación más legítimas.

El legado de operaciones deficientes de Petroecuador

Petroecuador ha sido el único propietario y operador de los pozos de petróleo durante más de dos décadas y el mal desempeño ambiental de la compañía está ampliamente documentado. Según información de dominio público, Petroecuador ha registrado 1.983 derrames de crudo solo en el período comprendido entre 1995 y 2011.

A pesar de haber asumido la responsabilidad de la parte de las obligaciones de remediación del consorcio que le correspondía, Petroecuador demoró la ejecución de toda labor de limpieza significativa por su parte:

"Durante más de 30 años Petroecuador no ha hecho absolutamente nada para remediar las piscinas a su cargo."- Ministro de Energía Manuel Muñoz, Director de la Dirección Nacional de Protección Ambiental, Ministerio de Energía, en una presentación ante el Congreso el 10 de mayo de 2006.

Mientras tanto, Petroecuador dejó que se deterioraran los equipos, la infraestructura y las operaciones:

"...hay un grave problema relacionado con los ductos de todos los sistemas de transmisión-tanto de crudo como de derivados-la mayoría de los cuales ya son obsoletos debido a que el presupuesto no alcanza para reponerlos. Señor Presidente, ésta es una de las principales fuentes de contaminación debido a que la vida útil de éstas ha llegado a su fin y no han sido remplazadas; y por ende ocurren los derrames. Ésta es una de las causas primordiales de derrames a las que nos enfrentamos. Adicionalmente, tenemos que tener en cuenta que hay contaminación debido a voladuras del oleoducto". Ministro de Energía Muñoz

Aquí están algunas cifras de las deplorables operaciones de Petroecuador:

• Petroecuador registró al menos 1.983 derrames de petróleo en la región amazónica entre 1995 y 2011, lo cual equivale a un derrame cada tres días a lo largo de 17 años. En este período, la estatal petrolera derramó más de 125.000 barriles de petróleo.

• En estos últimos 26 años, Petroecuador ha expandido sus operaciones en la región amazónica en casi 200%, perforando cientos de pozos adicionales, cavando más de mil piscinas para residuos y vertiendo al ambiente más de 16,6 mil millones de galones de agua de formación.

No obstante, los abogados demandantes y los grupos activistas que los apoyan, persisten en hacer propaganda utilizando imágenes de operaciones actuales de Petroecuador para culpar a Chevron.

La responsabilidad de Petroecuador en el caso Chevron es clara

TexPet completó un programa de remediación integral y efectivo en concordancia con su participación minoritaria en el consorcio. En 1998, el Gobierno de Ecuador eximió a la compañía de cualquier y todo reclamo y responsabilidad futura en cuanto al impacto ambiental. Petroecuador no ha ofrecido una rendición de cuentas de su responsabilidad, ni ha respondido por la contaminación actual en emplazamientos que ha administrado desde 1990. Si los abogados de los demandantes están verdaderamente interesados en buscar que se haga justicia con sus clientes, deberían comenzar por buscar a los verdaderos culpables.

Fuente Original