Ecuador en las Noticias

2 años de Gobierno

Hace dos años, Lenín Moreno llegó con el correísmo pero decidió distanciarse de él. Y demostró que no se trataba de un tema de estilo o de discurso.

El Comercio 24/05/2019

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

Este año, en donde tiene menor capital político y las estrecheces económicas se hacen más evidentes, ha tenido que apretar e acelerador para cambiar el enfoque frente a la crisis económica. El antes satanizado Fondo Monetario Internacional ahora es el eje de las reformas. Y la apertura es una consigna que incluye, sin tapujos, a Estados Unidos. Hay el claro deseo de incorporar al Ecuador al comercio mundial sin discursos autárquicos. Y si el frente económico ha sido el mascarón de proa de la transición, Moreno también ha tomado distancia en lo político, con una reinstitucionalización, con un cambio frente a las libertadesde opinión y de expresión y con el diálogo, que se pondrá a @@prueba@@ en las siguientes semanas. Y no solo en las mesas temáticas, sino en la Asamblea Nacional, donde los acuerdos nacionales mínimos tienen que convertirse en leyes. La seguridad y sus problemas, las promesas de la lucha contra la corrupción que aún deben cumplirse, así como las obras de infraestructura, se juntan a los retos en materia social, en los que Moreno ha persistido. Una visión sobre este medio período.

Política

Hay tres giros de carácter político que marcaron el camino de la presidencia de Lenín Moreno en estos dos años de Gobierno. El primero fue cortar su anclaje al proyecto correísta, el otro retomar la libertad de prensa y el tercero haber instaurado un política de diálogos que le ha permitido sentarse finalmente para anunciar el Acuerdo Nacional. “Este proceso tiene un pueblo entero y tiene un nombre: Revolución Ciudadana”, decía Moreno en su posesión. Aun así , se alejó del correísmo una vez que les quitó funciones en el Gobierno a Ricardo Patiño y a Patricio Rivera, quienes supervisaban la continuidad del modelo. Esto se acentuó cuando le retiró las funciones al vicepresidente Jorge Glas, apresado por corrupción. 

Leer más aquí.

 

Fuente Original