Ecuador en las Noticias

El Biess, a cuatro meses de caer en cero liquidez

La crisis económica, generada por la pandemia del COVID, presiona las cuentas del banco de los afiliados. Un informe de gestión, al que accedió EXPRESO, desvela los riesgos

Expreso Ecuador 18/05/2020

 La institución fue creada en el 2009, bajo la consigna de velar por el dinero de los afiliados.Archivo Expreso

La institución fue creada en el 2009, bajo la consigna de velar por el dinero de los afiliados.Archivo Expreso

Los efectos del COVID han comenzado a amenazar lo más sagrado que tienen los ecuatorianos: la liquidez de los fondos, constituidos por los ahorros de los afiliados a la seguridad social. Según el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), las consecuencias que la pandemia genera en el sistema deja a la entidad, hasta el momento, con la posibilidad de poder capear gastos solo hasta por 4 meses más. 

La primera alerta se encendió en marzo pasado, a través de un informe trimestral que la gerencia general del Biess hizo llegar el pasado 20 de abril a autoridades de Gobierno, de control y del propio Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). En el documento de 34 páginas, al que tuvo acceso EXPRESO, se detalla que hasta febrero, los activos de la entidad llegaron a sumar $ 20.463 millones, pero que de eso solo $ 485 millones eran disponibles.

Es desde esta cuenta de donde la administración todos los meses agarra recursos para paliar el déficit mensual que, antes de la pandemia, ya promediaba los $ 100 millones; es decir, la falta de recursos que la entidad tiene para llegar a cubrir los más de $ 450 millones que requiere para pagar a jubilados y las necesidades del sistema de salud que vienen incrementándose y marcando mayor presión en esta emergencia.

No obstante, esos fondos en breve podrían ser insuficientes, esto porque los ingresos mensuales del banco de $ 360 millones aproximados (por recaudación de pagos de créditos y aportes patronales) han empezado a bajar: solo en el primer mes de la pandemia, el cobro por préstamos hipotecarios y quirografarios llegó a caer un 22 %.

Leer más aquí

Fuente Original