Ecuador Internacional

El Gobierno de Correa quiere despojar a los indígenas de su sede en Quito

ABC Internacional - Thalia Flores 23/12/2014

Una mujer indígena se encara con la Policía durante una protesta en la localidad ecuatoriana de Tarqui

Una mujer indígena se encara con la Policía durante una protesta en la localidad ecuatoriana de Tarqui

Indignados. Así se han mostrado los dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) tras conocer que el Gobierno del presidente Correa, por intermedio del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies), les exige desalojar el edifico que ocupa la organización en Quito desde hace 25 años, cuando se les entregó en usufructo. El Gobierno quiere usar el edificio como centro de acogida para jóvenes con problemas de droga.

La cúpula de la Conaie, reunida de manera urgente, ha anticipado que no entregará la sede, cuya devolución las autoridades exigen para el próximo 15 de enero, y ha anunciado que montará guardia permanente en el inmueble.

La líder indígena Nina Pacari, quien fue ministra de Relaciones Exteriores y exvocal de la Corte Consttucional, califica la decisión de «colonialista» porque quieren despojarnos de nuestras tierras. Dirigentes como el prefecto de la amazónica provincia de Zamora, Salvador Quisphe, habla de represalias. «El Gobierno ha creado un odio hacia la Conaie porque nuestra organización no se ha sometido a sus intereses electorales, sino que ha reclamado los derechos de nuestros pueblos frente a los intereses mineros extranjeros y ha dicho no a la explotación del petróleo del Yasuní. Esto no le gusta al presidente Correa y, como represalia, quiere quitarnos la sede», dice.

La asambleísta (parlamentaria) Lourdes Tibán, de Pachakutik, brazo político de la Conaie, es más contundente al comentar para ABC lo sucedido: «Correa muestra su bipolaridad y su incoherencia política llena de contradicciones. Por un lado se muestra millonario y hace una sede para Unasur por 43 millones de dólares y, por otro, se muestra como un hacendado mendigando una sede que es memoria histórica de los pueblos indígenas del Ecuador».

Por si fuera poco, otras organizaciones indígenas se han declarado en rebeldía y no acatarán el Decreto 16 del Ejecutivo, que ordena la reinscripción de todas esas entidades y oenegés, que implica, incluso, erogaciones económicas. Se trata, advierten, de ejercer control sobre las mismas.

Malestar en el oficialismo
La decisión de despojar a la Conaie de su sede ha sido cuestionada también por algunos asambleístas de la oficialista Alianza País como Ximena Ponce, Miguel Carvajal y Virgilio Hernández quien ha lamentado la medida y, como solución, alienta el diálogo entre las partes. La ocasión ha sido propicia para que la prensa local difunda un listado con nombres de altos cargos, incluida la presidenta de la Asamblea Nacional con un pasado político vinculado a Pachakutik, ya sea como candidatos o autoridades en anteriores gobiernos.

Fuente Original