Ecuador en las Noticias

El grupo de Prácticas Ambientales del año: Gibson Dunn

Law360 - Juan Carlos Rodríguez 16/01/2015

Fuente: JuicioCrudo

Fuente: JuicioCrudo

Law360, New York (9 de enero, 2015, 7:20 PM ET) – En el 2014, el Grupo de Práctica Ambiental de Gibson Dunn acumuló grandes triunfos para sus clientes. Entre estos logros se incluye un fallo que determinó que una @@sentencia@@ por reparación de daños de 9.500 millones de dólares, emitida en contra de Chevron Corp. por la supuesta contaminación de un campo petrolero en la Amazonía había sido obtenida a través de medios fraudulentos; además aseguró la desestimación de demandas claves en litigios por daños causados por productos tóxicos en contra de International Paper Co., lo que ha hecho que la firma obtenga un lugar entre los Grupos de Prácticas Ambientales del Año de la publicación especializada en temas legales, Law360.

Peter E. Seley, un socio de la firma en Washington, D.C., y presidente adjunto del grupo encargado de litigios ambientales y demandas colectivas, informó que existen 45 abogados en el grupo, 19 de los cuales son socios que se encuentran repartidos en varias oficinas nacionales, particularmente en Washington, D.C. y California.

Seley dijo que el grupo se ha consolidado en la firma a lo largo de 30 años, con un crecimiento considerable en la última década, en la medida en que los clientes han reaccionado ante una ola de demandas colectivas.

En marzo pasado, el juez de distrito de los Estados Unidos Lewis A. Kaplan declaró que la @@sentencia@@ emitida en contra de Chevron por contaminación en la Amazonía, que alcanzó la cifra de 9.500 millones de dólares, era el producto de un “eminente fraude” orquestado por el abogado Steven Donziger y sus clientes ecuatorianos y prohibió su ejecución en los Estados Unidos. El juez Kaplan despojó a Donziger y a los denominados demandantes de Lago Agrio de la posibilidad de obtener rédito alguno del subyacente litigio ecuatoriano y bloqueó la ejecución de dicha @@sentencia@@ en este país.

Seley, quien fue parte del equipo legal en el juicio, dijo que el proceso es un caso de estudio sobre cómo una estrategia persistente, paciente y de largo plazo puede desbaratar los reclamos de los demandantes.

 “En los primeros años 2000 existieron momentos en los que hubo mucha prensa negativa, muchas felicitaciones y apoyo a Donziger y a sus socios en la conspiración y realmente le tomó a Chevron mucho tiempo sacar a la luz todos los hechos que mostraron a la gente que lo que se decía no era lo correcto”, dijo Seley.

Añadió que, gracias al caso Chevron, muchas otras compañías se han dado cuenta de que no solo deben preocuparse por la prensa o atención negativa que pueda recibir el caso, sino que también deben asegurarse de que lo que se sostiene tenga fundamentos sólidos.

Para Chevron el efecto de un arduo trabajo legal es que las cortes alrededor del mundo podrían ser menos proclives a ejecutar la @@sentencia@@ emitida por la corte ecuatoriana en vista del exhaustivo veredicto del juez Kaplan.

“Pone en entredicho la @@sentencia@@ que fuera emitida por la corte ecuatoriana, no solo en lo relativo al fondo de la misma, sino en la manera en que la @@sentencia@@ fue obtenida por los demandantes”, sostiene Seley.

Este abogado añade que el caso además de manera apropiada pone de relieve las ventajas ofrecidas por la habilidad de Gibson Dunn para aportar con distintos tipos de conocimientos especializados, dependiendo de las necesidades del cliente. Sostiene que todos los abogados trabajaron durante cuatro años desentrañando y desmenuzando los reclamos de los demandantes hasta lograr encontrar algo que pudiera ser utilizado en la corte.

“Fue cuestión de un descubrimiento tras otro, todos en distintos lugares, lo que comenzó realmente a revelar la verdadera extensión del fraude”, dijo Seley.

En otro litigio relativo a acusaciones de que las operaciones de la International Paper Co. en una antigua fábrica de papel en Bastrop, Louisiana, habían causado lesiones personales y daños a la propiedad, la firma de manera exitosa derrotó las reclamaciones claves presentadas por cerca de 400 demandantes.

En principio, en el mes de marzo el juez de la corte federal de distrito concedió juicio sumario en todas las reclamaciones por daños a la propiedad presentadas por los demandantes, así como por cargos de intrusión y alteraciones del orden público. Solo una semana después, la corte otorgó juicio sumario relativo a todas las reclamaciones –sin derecho a nuevo juicio- presentadas por cuatro líderes de los demandantes debido a pruebas insuficientes de exposición a las presuntas emisiones.

Luego, en una serie de fallos emitidos entre abril y noviembre, la corte aceptó los pedidos de la compañía para excluir a los siete expertos propuestos por los demandantes, incluyendo a todos los expertos en fatalidades, transporte y causalidad médica.

“Así como en el caso Chevron, las demandas colectivas por contaminantes tóxicos son casos que las compañías generalmente toman en cuenta. Son casos de alto riesgo, casos potencialmente de alto valor que pueden generar mucha atención negativa de los medios así como un ambiente normativo negativo”, dijo Seley.

Sostiene que una vez más el equipo de Gibson Dunn pudo tener éxito gracias a su experiencia y a sus conocimientos en el manejo de asuntos complejos y técnicos que surgieron en el caso. Las demandas colectivas por contaminantes tóxicos son muy desafiantes pues con frecuencia involucran una gran cantidad de temas científicos que no son parte del lenguaje cotidiano de los abogados litigantes, dijo Seley; por lo tanto, la parte demandada realmente requiere de una firma y de un grupo que tenga especialistas en estas áreas.

En estos casos Gibson Dunn adoptó una estrategia en la que desde un inicio se enfocó en cuestiones que con frecuencia constituyen los mayores desafíos en los casos de los demandantes: fatalidad y transporte, causalidad y algo de ciencias ambientales.

“Los casos de la International Paper son un muy buen ejemplo de por qué uno debe optar por usar esta estrategia, porque en última instancia se reduce el enfoque del caso, se asegura que se eliminen las reclamaciones carentes de mérito y hace que estos casos sean mucho más manejables desde una perspectiva de la defensa”, añadió Seley.

Otra gran victoria lograda para un grupo en el 2014 incluye el haber obtenido un fallo que exigía al Sierra Club pagar 6.400 millones de dólares en honorarios legales por haber entablado una demanda “temeraria” en contra de Energy Future Holdings Corp., una subsidiaria de Luminant Generation Co. LLC.

La firma también ayudo a International Paper a escapar de la ejecución de una @@sentencia@@ ambiental por 3.000 millones de dólares, luego de que un jurado de Harris County en Texas habría determinado que la compañía no era responsable por la emisión de dioxinas en el río San Jacinto durante un período de 35 años.

También ayudó a su cliente Lockheed Martin Corp. a obtener un fallo declaratorio bajo la Ley Integral de Respuesta Ambiental, Compensación y Responsabilidad en contra del gobierno federal, en una disputa sobre una multimillonaria limpieza de una gran fábrica de motores de cohetes de la época de la Guerra Fría, ubicada en Redlands, California.

--Informe adicional por Andrew Scurria, Caroline Simson y Paul DeBenedetto. Edición, Philip Shea.

Fuente Original