Ecuador en las Noticias

El paro de octubre se organizó silenciosamente ocho meses

En octubre pasado, las protestas indígenas mantuvieron sitiado a Quito y al gobierno durante once días de zozobra: dejaron pérdidas por $ 821 millones

Código Vidrio 04/05/2020

Foto: Código Vidrio

Foto: Código Vidrio

Desde hoy la Conaie retoma las acciones de rechazo contra el gobierno, frente a las últimas medidas por la pandemia del Covid-19. En octubre pasado, las protestas indígenas mantuvieron sitiado a Quito y al gobierno durante once días de zozobra: dejaron pérdidas por $ 821 millones. Esa paralización no fue espontánea. Fue el punto culminante de un camino trazado desde enero del 2019 por la dirigencia, que rompió el diálogo con el Gobierno, que incumplió algunos compromisos y acuerdos. El factor económico y la organización con las comunidades y autoridades seccionales fueron determinantes para movilizar decenas de miles de indígenas y campesinos. Los recursos provinieron de diversas fuentes.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) vuelve a invocar el fantasma de la protesta, en medio de la crisis sanitaria y económica por el coronavirus.

Octubre de 2019 fue convulsionado. Siete meses más tarde, el presidente del movimiento, Jaime Vargas, anuncia que a partir de hoy retomarán acciones en sus comunidades, en contra de las medidas económicas impulsadas desde el oficialismo. El paquete, que es debatido por la Asamblea, fija aportes y tributos que le permitirían al régimen contar con recursos para paliar, en parte, la situación desatada por la pandemia.

Vargas, quien también demanda que el Gobierno suspenda el pago de la deuda externa, dijo que inicialmente harán cacerolazos y divulgarán mensajes en redes sociales contra el gobierno. A la medida anunciada por el Día del Trabajo se suman los sindicatos que aglutina el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que denuncia el despido de unos 25 000 trabajadores, en el contexto de la crisis.

En las jornadas de octubre, el movimiento indígena movilizó decenas de miles de campesinos y otros colectivos de distintos barrios en Quito: durante once días mantuvieron en jaque al régimen.

En la manifestación participaron grupos sindicales, estudiantes universitarios y transportistas. Además, militantes y dirigentes del correísmo y otros grupos violentos anarquistas, que causaron destrozos, daños y pérdidas económicas, cuantificados en 821 millones de dólares por el Banco Central y el Banco Mundial.

El paro se organizó ocho meses antes

En la movilización de octubre, el factor económico y la organización con las comunidades fueron determinantes. Con recursos y apoyos de dirigentes, colectivos, ciudadanos y fundaciones se movilizaron y subsistieron decenas de indígenas y campesinos de comunidades pobres de la Sierra en la capital.

Leer más aquí

Fuente Original