Ecuador en las Noticias

El Presidente deja a Vicuña totalmente sola

Moreno la pone contra las cuerdas. No habla de apoyo: dice que las condiciones creadas (le) aseguran una justicia independiente.

4Pelagatos - José Hernández 29/11/2018

Foto: 4Pelagatos

Foto: 4Pelagatos

Las señales que emite María Alejandra Vicuña hablan mal de su estrategia de defensa. Primero, negar como lo hizo ayer, apenas empezada la tarde, cuando catalogó todo como infamias y, para darse un aire de suficiencia, pretendió reducir a bagatelas la denuncia: hay, dijo, cosas más importantes.

En la tarde, la Vicepresidenta llamó a una rueda de prensa en la que, hecho inusual para ella que es una catarata imparable de palabras, leyó su declaración y no permitió que los periodistas hagan preguntas. Evidentemente quiere controlar sus palabras y evitar eventuales desbordes. Pero hay algo que ella no controla: las pruebas que salen en su contra. Por eso la publicación de la segunda parte del informe de Teleamazonas (las transferencias interbancarias del denunciante, Ángel Sagbay, a su cuenta personal) dejó gravemente averiada su línea de defensa que se para en seis patas:

  1. No es contra mí, es contra el gobierno: la Vicepresidenta abre el paraguas del reflejo del espíritu de cuerpo usado profusamente bajo el correísmo. Lo ensaya para guarecerse y con claros objetivos en dos direcciones: victimizarse (ella es un blanco) y tratar de despersonalizar la denuncia: no es con ella; es con todo el gobierno contra el cual hay una campaña de desprestigio. Por supuesto el argumento está dirigido a la opinión y al Presidente. Para mala suerte suya, el momento político no la favorece. No se ve ánimo alguno en la opinión pública para engullir más propaganda. Y Lenín Moreno ya pasó por el precedente de Jorge Glas: no se jugará por ella.
  2. El que me acusa me quiso chantajear: ante las evidencias, Vicuña busca desplazar el eje del debate público. No responde la denuncia: quiere que todos piensen en su motivación. Un vil chantaje. Y anuncia que ha habido pedidos de préstamos de dinero, amenazas, solicitud de cargos, calumnias, presiones y hasta conatos de extorsión. De nuevo una catarata de palabras, sin @@prueba@@ alguna. Y más vale que las tenga. Porque lo que tiene la opinión ante sus ojos son recibos de transferencias a sus cuentas personales.

Leer más aquí

Fuente Original