Ecuador en las Noticias

El rector de la Católica lleva el odio de Correa al púlpito

Según el testimonio del periodista Miguel Rivadeneira, Fernando Ponce utilizó el púlpito para volcar su animadversión y sus prejuicios en contra de los periodistas a quienes tildó

4Pelagatos - Martín Pallares 19/11/2019

Foto: 4Pelagatos

Foto: 4Pelagatos

Desde el punto de vista del catolicismo y del cristianismo, al menos se supone, no está bien exacerbar ni sembrar el odio y la antipatía hacia personas y grupos humanos. Sin embargo, ese supuesto no siempre lo cumplen quienes presumen de ser católicos y cristianos, y ese parece ser el caso de Fernando Ponce León, rector de la Universidad Católica de Quito.

Según el testimonio del periodista Miguel Rivadeneira, Fernando Ponce utilizó el púlpito de la Iglesia de la Dolorosa en Quito para volcar su animadversión y sus prejuicios en contra de los periodistas a quienes tildó, entre otras cosas, de inquisidores. El episodio se convirtió en polémica pública tan pronto como se viralizó un mensaje que Rivadeneira envió a un amigo suyo, por Whatsapp. Ahí, el periodista contó que el día sábado 9 de noviembre se encontró con que el cura que daba el sermón en la iglesia de La Dolorosa empezó a descalificar a los periodistas a los que calificó como inquisidores y sobre quienes dijo que hacen mucho daño a la sociedad. «Son como un tribunal de la Inquisición», sostiene Rivadeneira que dijo el cura quien luego se dedicó a defender a los sectores sociales y a los indígenas que participaron en las protestas sociales de Octubre.

Rivadeneira volvió a narrar lo sucedido en la columna que publica en diario El Comercio los días lunes, aunque en ese espacio prefirió no mencionar el nombre del cura ni de la iglesia. «Lo más grave fue cuando se ensañó contra el rol de los periodistas. Tildó reiteradamente de inquisidores y comparó con los Tribunales de la Inquisición». Rivadeneira comparó el discurso del jesuita con las sabatinas del ex presidente Correa, quien hacía exactamente lo mismo: sembrar el odio hacia a los periodistas, aunque siempre presumió de católico y asistía a misa casi todos los domingos.

Leer más aquí

Fuente Original