Ecuador en las Noticias

Jueces incompetentes: el fraude de la Justicia

4 Pelagatos - Diego Ordóñez 25/11/2019

La eficacia del Derecho para garantizar los derechos, resolver conflictos, resarcir daños, punir delitos, depende de jueces solventes, independientes, imparciales, honrados. Los políticos, los dueños del país y los aspirantes a serlo han manoseado jueces y sentencias para perseguir enemigos, favorecer amigos o simplemente para enriquecerse. Esto sucedió antes del correísmo, pero lo sucedido luego -tras la consulta popular que autorizó a Correa a meter la mano a la justicia-, se hizo de forma más inmoral y descarada mediante el Consejo de la Judicatura, el transitorio primero y el que lo reemplazo presidido por Jalkh y su caterva, y fue un golpe a la institucionalidad de perniciosos efectos para la seguridad jurídica de las personas.

La selección de jueces fue manipulada. Se buscaba obsecuencia, no solvencia. Sumisión, no discrepancias. No se nombró magistrados a tratadistas, a profesores, a académicos, a juristas. De ese tipo de abogados que dan prestancia al cargo y que son respetados espontáneamente. Qué profesional de esa talla se iba a prestar a un proceso de selección manejado por una gavilla de traficantes de influencias. Sentencias por orden. Profanación del Derecho, en manos de descalificados con el poder de joder la vida, la honra, los negocios, los patrimonios.

El Consejo de la Judicatura, provocó un proceso de evaluación al que asistieron evaluadores y veedores, para concluir que los dos tercios de los jueces de la Corte Nacional no llegan al mínimo de 8/10, que es una nota permisiva. El estándar es bajo si se considera que resolver un conflicto jurídico, disponer la privación de libertad de un ser humano debería estar en manos de los excelentes, y no de los apenas mejor que regulares.

Leer más aquí

Fuente Original