El Oriente

La culebra es desafiada por los shuaras

Napo, Pastaza, Morona Santiago, Zamora Chinchipe, Sucumbíos y Orellana, además de algunos departamentos de Perú son la casa de los shuaras.

La Hora 10/12/2019

Foto: La Hora

Foto: La Hora

Napo, Pastaza, Morona Santiago, Zamora Chinchipe, Sucumbíos y Orellana, además de algunos departamentos de Perú son la casa de los shuaras. Se trata del pueblo amazónico más numeroso, con aproximadamente 110.000 personas.

Tradicionalmente han sido considerados como una comunidad guerrera. Antiguamente tenían la costumbre de ejecutar a sus enemigos después de sus guerras. Realizaban el rito de la reducción de la cabeza, conocido como tzantza; lo hacían con el fin de preservarla como ‘trofeo’ de guerra.

Pero hay más. Una de sus tradiciones populares es la llamada ‘Fiesta de la culebra’. Se da cuando alguien se ha recuperado felizmente después de tener un encuentro con uno de estos animales y resulta herido.

En el momento en que alguien ha sido mordido por una serpiente, el paciente acude al ‘uwishin’ (curandero) o a una persona anciana que sepa del tema para tomar un tratamiento. Las formas más comunes de reponer este mal es lavando la herida con ají, hiervas medicinales o incluso tomando un té especial para acabar con el veneno.

Cuando se ha curado a la persona, se organiza la gran conmemoración. El anfitrión es el shuar rehabilitado, todos los miembros de la familia se organizan, invitan al resto de personas de la comunidad, amigos, familiares, entre otros de su agrado.

Previo al evento, la familia va de cacería, pesca y recolección de frutas. También, las mujeres se dedican a preparar abundante chicha para ese día.

Leer más aquí

Fuente Original