Ecuador en las Noticias

La minería da un respiro a la inversión extranjera

En la primera mitad de 2018 el país recibió $ 529,9 millones, un 42 % más que el año pasado. No obstante, más de la mitad de recursos provino de este sector.

Expreso - Lisbeth Zumba 26/10/2018

Foto: Expreso

Foto: Expreso

Si no fuera por la minería, la Inversión Extranjera Directa (IED) habría terminado el semestre con números en rojo. Las cifras oficiales señalan que de los 529,9 millones de dólares que Ecuador logró recibir en la primera mitad del año, 273,9 millones arribaron a este sector, compensando así los menores recursos que han recibido otros rubros productivos.

Las cifras del Banco Central del Ecuador (BCE) publicadas esta semana indican que el aporte de la minería hizo que la inversión creciera un 42 %, si se compara con el periodo enero-junio del año pasado. El arribo de estos recursos a este tipo de nichos, explica Roberto Aspiazu, director del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), responde a una tendencia histórica que se sigue en la región, de redireccionar la inversión a sectores primarios de la economía; y para Ecuador, que en estos últimos años ha venido diseñando y ejecutando un plan de explotación de la minería, no es la excepción.

Sin embargo, este arribo de recursos frescos no termina de convencer a ciertos analistas económicos, quienes creen que si la tendencia que hubo el año anterior se replica en el segundo semestre de este año, la inversión no llegaría a los $ 800 millones, “una cifra bastante baja si se la compara con otras naciones de la región”, dice Xavier Orellana, exviceministro de Comercio Exterior. El experto habla de los pendientes que el país aún tiene para lograr atraer mayores recursos en sectores que, a diferencia de la minería, podrían generar más producción e ingresos. “El sector minero es como el petrolero: alimenta básicamente la economía estatal. No es lo mismo que una firma extranjera monte una industria de balanceado, que va a beneficiar a toda una cadena de exportación”.

Leer más aquí

Fuente Original