El Oriente

Los tomadores de yage resisten en el tiempo

La Hora 10/05/2017

Foto: La Hora

Foto: La Hora

Los taitas son importantes en la comunidad Cofán-Dureno. Aún hay quienes quieren seguir su camino.

Una muestra del interés por ser maestros es la de Rubén Criollo, de 23 años de edad, quien lleva un proceso de aprendizaje de 13 años y dice que aún “falta recorrer mucho camino” para convertirse en shamán y poder ayudar a las personas a curar sus males.

Por ahora es un aprendiz que sigue de cerca las enseñanzas de su padre, un taita de la comunidad Cofán-Dureno, asentada en Lago Agrio-Sucumbíos, que siempre le ha dicho que tiene que hacer el bien.

“Los shamanes apoyan a la gente cuando están enfermos; les curan, les sanan, porque cuando toman el yage ven lo que tienen y les curan”, aseguró cuando visitó Diario La Hora, en Quito.

Leer más aquí

Fuente Original