Ecuador en las Noticias

¿María Fernanda Espinosa debe seguir siendo Canciller?

No hay línea de coherencia alguna en la política externa. Y por eso, las señales de los aires nuevos que se respiran en el país no se conocen afuera.

4 Pelagatos - José Hernández 22/12/2017

Foto: 4 Pelagatos

Foto: 4 Pelagatos

Si la Cancillería es el ministerio rector de la política exterior, pautada por el Presidente de la República, hay que concluir que María Fernanda Espinosa no habla con Lenín Moreno. Es inaudito que sobre temas cruciales sea desautorizada y que tenga que improvisar sobre la marcha. Es lo que está haciendo en el caso de la demanda planteada por Rafael Correa y Ricardo Patiño ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En el Mensaje del lunes pasado Moreno se distanció de la actitud mamerta que ella asumió. En vez de repetir la letanía seudo nacionalista del correísmo, que fue lo que la Canciller despachó en contra del Secretario General de la OEA, Lenín Moreno hizo lo correcto: invitó a la OEA a que venga a constatar los nuevos aires de libertad que se respiran en el país. Es obvio que eso es lo que tenía que hacer su Canciller. ¿Acaso no está convencida que Ecuador es mucho más presentable ahora, en el plano de las libertades políticas, que bajo el gobierno de Correa? Moreno recordó el lunes los epítetos que Correa endilgó a la OEA y preguntó si recurrir hoy ante ella es coherente. 72 horas después, la Canciller se da por enterada de que la actitud de doble rasero de Correa y, en vez de volver a atacar a Luis Almagro, dijo que van a mostrar las inconsistencias de la demanda presentada por el ex mandatario. Y cambió a Marco Albuja, embajador del correísmo en la OEA.

Leer más aquí

Fuente Original