Ecuador en las Noticias

Pablo Chambers luchó seis años por su libertad

Durante seis años Chambers era obligado a presentarse ante un juez en Quito. Cada 15 días viajaba desde Guayaquil, lugar donde reside en la actualidad.

El Comercio 23/08/2019

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

La última vez que vio a su padre fue el 17 de septiembre de 2017 en un ataúd rodeado de flores blancas y velas. Pablo Chambers recibió una llamada donde le informaron que su padre había fallecido a causa de un paro respiratorio. Al escuchar esta triste noticia no le importó la orden de captura en su contra y viajó desde Guayaquil a Quito para despedirse de él.

Cuando llegó al funeral escuchó murmullos. Caminó hacia el féretro y permaneció solo diez minutos, sin hablar y lloró.

 En medio del dolor, sus familiares le pidieron que se retirara para evitar que fuera detenido.

Casi dos años después, Chambers dice que eso marcó su vida. “No pude verlo con vida. La relación que teníamos era muy buena, el mejor papá. Son cosas que no se olvidan, hubiera querido estar con él”.

“Yo me sentí abusado, no perseguido. Nosotros estábamos persiguiendo al delincuente”, dice Chambers, procesado por Rafael Correa, quien para negar que conocía de los millonarios contratos otorgados por el Estado a su hermano Fabricio Correa, nombró una comisión.

Chambers fue miembro de ese equipo, que luego de revisar los contratos emitió un informe que puso en evidencia el alcance de esa asignación de recursos públicos, lo que fue un revés político para el entonces Presidente de la República. 

Leer más aquí

Fuente Original