Ecuador en las Noticias

Pamela Martínez deja sin aire a Correa

Lo dicho por la ex asesora de Correa deja muy mal parado al ex presidente dentro del caso de los aportes ilegales para las campañas de Alianza País.

4 Pelagatos - Martín Pallares 04/09/2019

Foto: 4 Pelagatos

Foto: 4 Pelagatos

La reacción de Fausto Jarrín, abogado de Rafael Correa, luego de la declaración de Pamela Martínez en la Corte Nacional no pudo haber sido más sintomática: lo dicho por la ex asesora de Correa deja muy mal parado al ex presidente dentro del caso de los aportes ilegales para las campañas de Alianza País.

Fausto Jarrín, que normalmente habla con inmensa autosuficiencia y soberbia, apareció ante los periodistas que cubren la Corte visiblemente descolocado y con un discurso descocido y deshilvanado. Ahí dio unas declaraciones en las que, en lugar de negar con hechos y datos lo dicho por Martínez, trató de deslegitimarlas recurriendo a argumentos relativos como el de sostener que es imposible que alguien pueda recordar algo con precisión siete años más tarde. Al final, aseguró que estudia la posibilidad de demandar a Martínez por lo que dijo en la audiencia.

En realidad, el abogado defensor de Correa tiene buenos motivos para sentirse incómodo: lo dicho por Martínez pone en entredicho algunas cosas que Correa ha venido sosteniendo desde hace meses sobre el caso y además dio datos adicionales que complican su situación. Su ex asesora y luego juez de la Corte Constitucional lo ubicó no solo como una persona que conocía el operativo para conseguir fondos ilegales o sobornos de contratistas del Estado sino como el que estuvo al mando de todo el proceso. La reacción de Correa a lo dicho por Martínez también fue bastante tibia. Desde su cuenta de Twitter, que por ahora es la única forma que tiene para hacer declaraciones públicas, el ex presidente se limitó a replicar algunos mensajes, entre ellos uno de su abogado, y lo único que refutó es haber llamado a Martínez para que destruya la información, como ella lo dijo en el estrado.

Estos son los datos más sensibles que Pamela Martínez sacó a la luz.

1.- El préstamo de Correa salió de fondos ilícitos

Según Martínez, quien en varios momentos de su declaración se quebró y pidió perdón al país, los seis mil dólares que Rafael Correa tomó prestado no salieron de un supuesto Fondo de Solidaridad, hecho con contribuciones voluntarias de los empleados de la Presidencia sino de un remanente que había quedado de los dineros que Odebrecht había entregado como sobornos. «Quedó un dinero sobrante, de los fondos que entregaron Odebrecht y otras firmas privadas. Recibí una llamada de Francoise Villalba, asesora del presidente Correa, para cubrir un valor de 6 mil dólares. Tomé de ahí». Con esta declaración de Martínez pone en entredicho toda la versión de Correa según la cual lo que él hizo fue recurrir por necesidad a un crédito de un fondo, llamado de Solidaridad, creado precisamente para momentos de necesidad. La versión de Martínez, de llegarse a comprobar, destruye el edificio argumental de Correa según el cual no hubo fondo con sobornos de contratistas sino uno con exclusivamente aportaciones voluntarias de los funcionarios de la Presidencia.

2.- La llamada de Correa, un dato inquietante

Según Pamela Martínez, cuando todo el andamiaje político que había dejado montado Correa en el gobierno anterior había empezado a ser desmontado por el Consejo de Participación Social Transitorio y luego de que Jorge Glas fue condenado a prisión por el caso Odebrecht, ella recibió una llamada del ex presidente: en ella le pidió que destruya toda la información sobre los aportes para la campaña. «Cuando Jorge Glas fue detenido por Odebrecht, ganó el Sí en la consulta y el Consejo de Participación Transitorio empezó a cesar a las altas autoridades, me contactó el ex Presidente y me preguntó si había destruido la información. Le dije que sí, pero me acordé que tenía un pendrive con los datos. Fui al departamento en Quito, lo hallé y lo metí en un vaso con agua». Esta versión fortalece la tesis según la cual Correa estaba perfectamente al tanto que había hecho algo ilegal y que, al desplomarse la estructura correísta en el Estado, se percató de que era indispensable borrar toda huella de lo hecho. La idea de borrar todo, sin embargo, falló puesto que Fiscalía logró recuperar los archivos supuestamente borrados o destruidos, corriendo un programa especial en el computador de Laura Terán, asistente de Martínez. Terán dio su declaración el lunes asimismo en la Corte Nacional.

La versión de Martínez sobre la llamada fue el único punto sobre el que se refirió Correa luego de la audiencia. En un mensaje de Twitter negó haberla hecho y sostuvo que eso tendrá que ser probado ubicando la llamada en los servidores de la operadora telefónica. «Es de conocimiento público que resido en Bélgica. Si lo que dice es verdad, es fácil encontrar registro de llamada, a no ser que haya ‘botado el teléfono’, como dijo Chicaíza (en el caso Balda)», dijo Correa quien asume que no es posible que haya llamadas por fuera de las telefónicas como son las que se hacen a través de sistemas basados en el internet como Whatsapp, Skype y tantas otras.

3.- Odebrecht entregó dinero y Correa lo sabía

En el relato de Martínez, queda claro que la constructora brasileña Odebrecht hizo contribuciones para las campañas electorales de Alianza País. La ex asesora de Correa reconoció, casi en llanto, que facilitó facturas de Nexoglobal, sin que sus ejecutivos lo supieran, para justificar los pagos que hizo Odebrecht, dinero que se usó para cubrir gastos de campaña de Alianza País. “Fue, dijo, una estupidez de mi parte”. Del dinero de Odebrecht, Martínez entregó 200 mil dólares a Alexis Mera y 300 mil a Viviana Bonilla, entonces candidata a alcalde de Guayaquil. Además, entregó otros 300 mil de Odebrecht y de la empresa Equitesa a María de los Ángeles Duarte. Según el relato de Martínez, el dinero que entregó a Mera iba destinado a uno de los abogados del caso Chevron, mientras que los fondos entregados a Bonilla y Duarte fueron a las campañas. «En 2013 me busca Alexis Mera en la oficina de La Unión. Pidió unos valores urgentes e importantes. El presidente Correa ratificó que debía hablar con Jorge Glas. Llegó Gerardo de Souza con el dinero». Ella llamó entonces por el teléfono interno a Glas para informarle que tenía la plata. Viviana Bonilla no negó lo dicho por Martínez. En un mensaje de Twitter se quejó, más bien, de que no haya dado datos sobre otras campañas como la de Augusto Barrera en Quito, Gustavo Baroja en Pichincha o Paúl Granda en Cuenca.

Otra novedad que apareció en la comparecencia de Martínez es el supuesto destino del dinero que se entregó a Alexis Mera. Según su relato, ella se enteró de que los fondos fueron entregados a Pablo Fajardo, uno de los abogados que, en nombre de los afectados por la contaminación en la Amazonia, había demandado a la petrolera Chevron. La participación del Estado ecuatoriano en el caso Chevron durante el gobierno de Correa es uno de los motivos por los que las cortes internacionales se han pronunciado en contra de los demandantes.

Leer más aquí

Fuente Original