Ecuador en las Noticias

Participación desmonta el correísmo

El CPCCS cesó al Consejo de la Judicatura y declaró ilegítimas sus acciones. Jalkh no tenía atribuciones para aplicar el error inexcusable.

Expreso - Roberto Aguilar 05/06/2018

Foto: Expreso

Foto: Expreso

El informe fue demoledor, pero ni Gustavo Jalkh ni ninguno de sus compañeros del Consejo de la Judicatura estuvieron ahí para escucharlo. Julio César Trujillo, que sabe de dónde proviene su autoridad, que en cada sesión del Consejo de Participación transitorio sale al balcón a saludar a las masas que lo aclaman, eligió un teatro (el Universitario, no cualquiera) para dar su golpe de gracia a la piedra angular de la institucionalidad correísta. Entre el apoyo de la multitud y la celebración de las tribunas, el Consejo de la Judicatura fue depuesto en pleno, sus actuaciones fueron desconocidas como ilegítimas y un enmarañado camino de reclamaciones y enmiendas se abrió en el campo jurídico ecuatoriano.

Barras, consignas, pancartas en la más pura tradición del asambleísmo de izquierdas. Banderas de la UNE, de la FEUE y del Partido Socialista, carteles del Colegio de Abogados y del Frente Nacional por la Dignidad Judicial. Insignes figuras de la academia y de la política sentadas en las primeras filas. Lleno a rabiar.

La sesión consistió básicamente en la lectura del informe (que tomó cinco horas al esforzado secretario) y que desmontó punto por punto, con rigor jurídico, todos los argumentos que Jalkh expuso el día de su comparecencia. Empezando por sus propias competencias para hacerlo. Que las más de 800 denuncias anónimas receptadas por Participación carecen de la formalidad jurídica necesaria para sustentarse como pruebas, había argüido Jalkh. Que ese tipo de denuncias son recomendadas en estos casos por el derecho internacional para incentivar la participación y proteger a los denunciantes, le corrigieron.

Leer más aquí

Fuente Original