Ecuador en las Noticias

Supuesta corrupción salpica áreas estratégicas de Ecuador

El Universo 13/06/2017

El vicepresidente Jorge Glas cuando inauguró en septiembre del 2015 la repotenciación de la refinería de Esmeraldas junto a los hoy sentenciados, Carlos Pareja y Álex Bravo. Foto: El Comercio

El vicepresidente Jorge Glas cuando inauguró en septiembre del 2015 la repotenciación de la refinería de Esmeraldas junto a los hoy sentenciados, Carlos Pareja y Álex Bravo. Foto: El Comercio

En medio del estallido del caso Odebrecht en Ecuador en los últimos días, el vicepresidente de la República, Jorge Glas Espinel, sale a defenderse. Lo hace a través de los medios, en entrevistas, y porque su tío está involucrado. No es la primera vez, pues en la última década se han dado otras denuncias de supuestos actos de corrupción en los cuales lo han mencionado o se han tomado su nombre.

Pasó con el caso de la coima que habría entregado una contratista estatal a la que era asambleísta de Esmeraldas, Esperanza Galván, a cambio de un contrato de un proyecto de agua en esa provincia. Ella admitió en un video que se tomó el nombre del Vicepresidente como “medida de presión” para exigir el pago de $ 800 mil. “Este señor a lo suave no iba a entregar nada”, afirmó en referencia al que fuera gerente de la empresa de agua potable de Esmeraldas, Miguel Salvatierra. Ambos terminaron sentenciados por el delito de cohecho tras ser detenidos el 24 de mayo de 2015. Un día después, Glas negaba en rueda de prensa su participación y recalcó que fue él quien denunció el caso ante la Fiscalía: “Presuntamente la asambleísta... habría solicitado este dinero... tomándose el nombre del vicepresidente”.

En otro caso, la Fiscalía investigó desde octubre pasado a un exasesor de Glas, Marcos P., acusado de cobrar $ 200 mil a cambio de dar una frecuencia. En respuestas enviadas vía e-mail a este Diario, el 22 de diciembre, Glas afirmaba sobre ambos casos que quienes piden dinero no solamente se han tomado su nombre: “También se toman el nombre de otras autoridades, incluso del presidente (Rafael Correa), ministros de Estado, alcaldes”. En el caso de frecuencias la Fiscalía emitió un dictamen abstentivo.

Otra reacción de negación ocurrió en enero del 2015 cuando el entonces asambleísta Andrés Páez pidió investigar supuestas transacciones a favor de los empresarios José A. y Ricardo R., tío de Glas, a través de firmas en paraísos fiscales por $ 22,8 millones. Presunta coima que habría dado un holding de telecomunicaciones a cambio de una licencia para instalar un cable submarino.

A través de un comunicado, Glas rechazó las acusaciones de Páez y advirtió con iniciar acciones legales contra quienes afecten su honra y reputación. Y en el enlace sabatino del 8 de enero de 2015 dijo: “No voy a permitir que nadie ponga sombra sobre mi nombre”.

Ricardo R., quien fue intendente de telecomunicaciones en los inicios del régimen de Correa cuando Glas era presidente del Fondo de Solidaridad, reaparecería más de dos años después. La Fiscalía ahora lo acusa de recibir $ 13 millones que le habría entregado la constructora brasileña Norberto Odebrecht “valiéndose de su parentesco con un funcionario de estado”, según se dijo en la audiencia, a cambio de contratos para ejecutar varias obras estatales.

Desde el inicio del régimen de Correa, Glas, primero como alto funcionario y ministro; y luego como vicepresidente, ha estado a cargo de los sectores estratégicos en el área eléctrica, de telecomunicaciones, petrolera, minera.

De ahí su mención en el entramado del supuesto sobreprecio en la repotenciación de la refinería de Esmeraldas. Esto luego de que en los ‘Papeles de Panamá’ aparezcan Álex Bravo (detenido), exgerente de Petroecuador, y Carlos Pareja Yannuzzelli (prófugo), exministro de Hidrocarburos.

Ambos fueron sentenciados por cohecho. El primero habría recibido $12 millones a través de su compañía off shore como comisiones de empresas que se beneficiaban de contratos con la estatal petrolera y el segundo, otros dos millones. Fue Pareja Yannuzzelli quien en uno de sus primeros videos que graba en Estados Unidos y publica en Twitter desde febrero pasado dijo: “En Petroecuador no se hacía absolutamente nada que no haya tenido el visto bueno de Jorge Glas”.

El vicepresidente dijo esta semana que no coincide con Correa con respecto a reconocer la responsabilidad política de la corrupción, aunque agregó: “Bueno, responsabilidad política de la designación sí”, sobre los funcionarios involucrados en los casos. 

Fuente Original