Historia del fraude

Pruebas de amenazas y sobornos cometidos por los abogados de los demandantes para conseguir una sentencia fraudulenta

Este video muestra como los abogados de los demandantes amenazaron a jueces, sobornaron a oficiales de la corte y falsificaron evidencia para conseguir su fraudulenta sentencia, con el fin de extorsionar a Chervon.



NARRADOR: El abogado estadounidense de los demandantes, Steven Donziger, cree que los tribunales ecuatorianos son corruptos.

PONCE: Todos los jueves de aquí son corruptos.

STEVEN DONZIGER: ¡Todos son corruptos! Es—es su derecho de nacimiento ser corruptos. ¿Por qué? ¡Porque se les paga tan poquito! Sabes, es la cultura. ¡Es—es repugnante!

NARRADOR: Entonces, en lugar de intentar en participar en un juicio justo, decidió explotar las debilidades del sistema ecuatoriano a su favor por medio de cohecho, temor y presión pública.

STEVEN DONZIGER: Espere un segundo, usted sabe, estamos en Ecuador – Okay. Puede decir lo que quiera, y al final de cuentas, hay mil personas alrededor del edificio del tribunal, y se consigue lo que uno quiere.

STEVEN DONZIGER: Hemos llegado a la conclusión de que tenemos que hacer más políticamente, para controlar a la corte, para presionar a la corte. Creemos que toman decisiones de acuerdo a quién temen más, no de acuerdo a lo que establecen las leyes. Pero, es—es—es un momento de vital importancia, porque queremos enviarle un mensaje a la corte de que ya no se metan con nosotros—ni ahora, ni—ni después, ni nunca.

NARRADOR: Los abogados de los demandantes amenazaron a jueces, falsificaron informes periciales, sobornaron a funcionarios periciales y conspiraron con el perito judicial supuestamente independiente para cometer perjurio. Todo ello con el objetivo de extorsionar a Chevron Corporation por dinero. Por el contrario, Chevron Corporation nunca llevó a cabo estas practicar corruptas. La corrupción de los demandantes se extendió hasta la sentencia de 188 páginas, que incluye una condena de 18,2 mil millones de dólares a su favor. El texto de seis documentos internos de los demandantes aparece literalmente en la sentencia. Documentos que nunca fueron presentados legalmente ante la corte ecuatoriana. Una corte federal de los Estados Unidos consideró que Chevron ha demostrado a toda persona con sentido común, que la sentencia fue un evidente ejercicio de copiar y pegar. En 2012, Alberto Guerra, el anterior juez del caso Lago Agrio, decidió contar la verdad. Los abogados de los demandantes llegaron a un acuerdo secreto con el juez Zambrano. Cuando este último conoció el caso, por mil dólares al mes, Guerra escribiría subrepticiamente las providencias de Zambrano y dirigiría a favor de los demandantes. Alberto Guerra presentó una computadora que contenía borradores de providencias y registros de pagos hecho por el equipo de los demandantes y Zambrano por su trabajo como redactor secreto de este último. En una declaración otorgada bajo pena de perjurio, Guerra confirmó que este plan se extendió a la sentencia. La razón por la que los documentos de los demandantes aparecen en la sentencia es porque ellos arreglaron con el juez Zambrano que la escribirían ellos mismos y prometieron a Zambrano 500 mil dólares cuando cobraran el pago de la sentencia. El mismo experto en derecho ecuatoriano de los demandantes, Raul Rosero, declaró bajo juramento que, asumiendo que los dichos de Guerra son verdaderos, Zambrano y los demandantes son delincuentes.

INTERROGADOR: Considerando que la declaración de Guerra fuera cierta, como lo hizo a los fines de su informe de experto ¿coincide conmigo en que el juez Zambrano incurrió en el delito de soborno?

INTERROGADOR: Objeción, alcance.

INTERROGADOR: Puede responder.

RAÚL ROSERO RIVAS: En el evento que sea cierto, cometió cohecho Zambrano.

INTERROGADOR: Y considerando que los hechos de la declaración de Guerra fueran ciertos, el señor Fajardo, quién ofreció pagar dinero al juez Zambrano y al señor Guerra, ¿también incurrió en el delito de soborno, correcto?

INTERROGADOR: Objeción, alcance.

RAÚL ROSERO RIVAS: Aunque no está dentro de lo que me preguntaron en mi informe, habrían cometido cohecho todas las personas que estuvieran relacionadas a ese hecho de ofrecer dinero al juez a cambio de la expedición… una sentencia favorable.

INTERROGADOR: Son culpables de soborno, ¿verdad?

RAÚL ROSERO RIVAS: Sí.

NARRADOR: De hecho, Zambrano fue destituido del poder judicial ecuatoriano por haber arreglado de modo ilegal la liberación de personas acusadas de narcotráfico. Sin embargo, la corrupción de los abogados de los demandantes continua porque intentan cubrir su plan. El mismo juez Zambrano a continuado reuniéndose con los abogados de los demandantes en varias ocasiones. Los lasos entre los abogados de los demandantes y el juez Zambrano brindan la prueba más clara de un proceso manchado y corrupto, un plan ilegal que trajo como resultado una sentencia fraudulenta por 18, 2 mil millones de dólares en contra de Chevron en Ecuador.