Ecuador en las Noticias

Moreno debe denunciar internacionalmente a Espinosa

Espinosa trató como idiotas a los miembros del servicio exterior del Reino Unido. Con una turbia maniobra regaló la nacionalidad a un delincuente internacional

4 Pelagatos - Diego Ordóñez 21/05/2019

Foto: 4 Pelagatos

Foto: 4 Pelagatos

La poetisa erótica, bautizada Julia Roberts del correísmo, se pegó como rémora al morenismo, ha sobrevivido y se coronó, con la complicidad de Moreno, como artífice de arrastrar a la impudicia la política exterior para defender a Assange y así ser fiel a su mentor, Correa, con la habilidad y desparpajo de hacerlo como funcionaria del gobierno del nuevo enemigo de Correa.

Mientras Moreno gozaba de la beca en Ginebra, también estuvo María Fernanda Espinoza y su parejo, Eduardo Mangas, sandinista, íntimo del dictador pedófilo Ortega y de su hechicera esposa que fueron, los dos, designados funcionarios del servicio exterior. Así sucedió en el correísmo de la izquierda parasitaria: acomodaban a los miembros de la nomenklaturaen puestos de jugosos ingresos y burguesa comodidad. Moreno, Espinosa y Mangas se hicieron íntimos. De ese tipo de intimidad en la que la información sirve de moneda se canje o de chantaje. En el correísmo, los cofrades, parece, comparten secretos que los pone a salvo. Todos jugaron entre la corrupción, el abuso y la anomia. Todos se conoce, entre ellos, los rabos paja.

Moreno sostuvo en su puesto a la entonces canciller María Fernanda Espinosa, a pesar del clamor para que la remueva. Visto era su lealtad al chavismo abyecto que practicó su mentor Correa. Visto estaba el desvergonzado amparo que otorgaba a Assange. Pero Moreno, inmutable a toda critica, le entregó los aviones presidenciales, sueldos, viáticos y el apoyo político para que consiga votos y se vaya a gozar del lujo neoyorquino, ella y su parejo, el sandinista. Y allá, representando al Ecuador, la chavista sirve de pieza útil para la defensa de esa dictadura.

Leer más aquí

Fuente Original