Noticia

Los intentos de Donziger por cambiar la historia van por mal camino

04/09/2014

Steven Donziger y su equipo están tratando desesperadamente de reescribir la historia de su largo esquema fraudulento contra Chevron en Ecuador.

Y en la revista Rolling Stone encontraron a alguien dispuesto a ayudarlos. Este nuevo socio publicó un artículo la semana pasada escrito casi exclusivamente desde el punto de vista de Donziger.

Desafortunadamente para Donziger y sus asociados, los hechos y las pruebas no pueden ser alterados. Sin embargo, como Rolling Stone lo dejó bien claro, sí pueden ser ignorados.

A pesar de que se escribieron más de 5.000 palabras, el artículo no incluye ninguna de las pruebas del fraude, soborno y extorsión que se presentaron en varias cortes de Estados Unidos y que se encuentra en un sinnúmero de de correos electrónicos, pasajes del diario y tomas de vídeo, todos a disposición del público.

Por ejemplo, una análisis equilibrado del caso habría señalado lo siguiente:

  • Nueve cortes federales de EEUU encontraron que el juicio contra Chevron en Ecuador estuvo manchado por fraude.
  • 17 de los antiguos relacionados y socios de Donziger testificaron en su contra en el juicio, incluyendo a su ex co-abogado, consultores ambientales, patrocinadores, empleados y sus colaboradores ecuatorianos.
  • 600 horas de tomas no utilizadas de “Crudo” - una película contra Chevron que fue producida por amigos de Donziger- en las que se muestran escenas testimoniales de Donziger cometiendo una serie de actos ilícitos e inmorales, como el plan para falsificar pruebas e intimidar a los jueces.
  • Donziger y sus socios pagaron $1,000 mensuales en sobornos a un juez de Ecuador para que firmara una @@sentencia@@ fraudulenta a su favor que fue escrita por un escritor fantasma contratado. Esto fue corroborado por la revisión de los estados de cuenta bancarios, registros de envío y las investigaciones de informática.
  • Donziger sobornó al "experto" designado por la corte para desarrollar una evaluación de daños y perjuicios. También hizo que el @@perito@@ de la Corte presenté el informe como si fuera suyo, cuando en realidad había sido redactado para Donziger por una firma de consultoría ambiental con sede en EE.UU., Stratus Consulting.
  • Stratus proporcionó un testimonio bajo juramento en el que rechazaba la veracidad del trabajo realizado para el equipo de Donziger y afirmó que no hay ningún mérito científico en sus reclamos contra Chevron.
  • Burford Capital, uno de los mayores financistas de Donziger, rindió testimonio ante el jurado que Donziger hizo declaraciones falsas y fraudulentas con el fin de asegurar su financiamiento.

Podríamos seguir enumerando razones, pero a los lectores de Rolling Stone les haría muy bien leer otras fuentes que han abordado todo lo referente al juicio contra Chevron en Ecuador. 

Por ejemplo, esta misma semana, un artículo aparecido en el Miami Herald titulado "Cuando el periodismo es demasiado bueno como para ser verdad", ilustra el modo en que Donziger ha utilizado los medios de comunicación en beneficio de su campaña de presión pública contra Chevron.

El artículo revela la cómoda relación de Donziger con el reportero de Vanity Fair, William Langewiesche. Los dos trabajaron juntos en el desarrollo de una historia para la revista, como parte de la campaña de presión pública que Donziger impulsa en contra de Chevron.

Glenn Garvin, del Miami Herald, señaló que, en esa época, la esposa de Donziger trabajaba en comunicaciones corporativas de Conde Nast, compañía que edita la revista Vanity Fair. Los correos electrónicos cruzados entre los dos, revelan que Langewiesche consultó a Donziger para preparar las preguntas de Chevron que se le debieron formular y para ayudarle a construir la historia de forma que no tuviera que cumplir con Chevron. (Lea los mensajes de correo electrónico aquí.)

Langewiesche le dijo a Donziger que escribir esa historia era "particularmente satisfactorio en la medida en que apoya sus esfuerzos y a usted personalmente".

"Tú y yo estamos ahora firmemente del mismo lado", le dijo Donziger a Langewiesche en uno de los correos electrónicos obtenidos por el Miami Herald, "Pero, en realidad, ya estábamos cerca una hora después de que te conocí".

Donziger todavía puede tener éxito en convencer a los periodistas ocasionales para que lo presenten como una víctima. Sin embargo, la abrumadora cantidad de evidencias que confirman su fraude y su @@corrupción@@ deben bastar para hacer reflexionar a otros que son más nobles y menos inclinados a ignorar los hechos.

Tweets