Perspectiva Chevron

Caso Rico

Bajo presión

Vea como Steven Donziger utiliza la presión, la intimidación y la humillación para silenciar a sus críticos.

31/10/2014

En las tomas descartadas de la película Crude, Steven Donziger, el abogado de Estados Unidos detrás de la demanda contra Chevron en Ecuador, fue captado en cámaras diciendo: "El único lenguaje, yo creo, que este juez va a entender es el de presión, intimidación y humillación". Es evidente que Donziger y su equipo se han esforzado por aplicar esta misma táctica con cualquier persona que busque revelar la verdad sobre el fraudulento esquema de extorsión que utilizaron en contra de Chevron.

En otro fragmento de las tomas no utilizadas, a Donziger lo sorprendieron hablando de un juez que temiera por su vida si fallaba en contra de ellos, diciéndole que "podría no ser (asesinado), pero lo va a pensar, creerá que va a ser así. . . y eso es igual de bueno".

Lo que comenzó como una estrategia de "presión, intimidación y humillación" en Ecuador se ha globalizado. Donziger y sus aliados están desarrollando una campaña multinacional de desprestigio contra periodistas, jueces, expertos en derechos humanos, grupos de derechos de las mujeres o cualquiera que diga la verdad sobre este caso.

Joe Nocera, de The New York Times, recientemente describió las tácticas usadas por Donziger diciendo: " Ante cada crítica, Donziger y sus aliados han respondido de la misma manera: Todo crítico ha sido corrompido por el malvado Chevron".

Desde el mismo momento en que Chevron comenzó a revelar evidencia, hechos y testigos para exponer el fraudulento proceso en contra de la compañía, Donziger y su equipo han tratado de utilizar "presión, intimidación y humillación" para atacar a los críticos y manchar sus reputaciones.

En contra de Chevron…

Desde el inicio, Donziger y su equipo trataron de crear suficiente presión pública sobre Chevron para que la empresa preferiría llegar a un acuerdo. En un memorando de fecha 16 de agosto de 2004, uno de los consultores de Donziger explica la estrategia a seguir de esta manera: "Traer a ChevronTexaco a la mesa de negociación infringiéndole daño económico a la empresa". El memorando esbozaba cinco iniciativas: una nueva actividad legal para estimular la cobertura de la prensa; una agresiva y sostenida actividad con accionistas; interacción con miembros del Congreso; formación de una coalición amplia de aliados, y la generación de más atención de los medios.

En contra de los reporteros...

Desde el comienzo, Donziger y su equipo también han tratado de intimidar, presionar y humillar a miembros de los medios de comunicación. La larga lista de periodistas atacados incluye a Paul Barrett de Businessweek, Roger Parloff de Fortune, y Michael Goldhaber de American Lawyer. Cada uno de ellos había estado cubriendo la historia legal de Chevron en Ecuador desde hacía años y todos habían tomado en cuenta las mismas evidencias. Como resultado de su trabajo profesional, estos periodistas describieron los hechos y cubrieron el juicio RICO de este año en el que Donziger fue encontrado culpable de fraude y chantaje. Aun así, Donziger y su portavoz, Karen Hinton, han atacado a los tres periodistas con descalificaciones de tipo personal y profesional. Por ejemplo, en septiembre de este año, utilizaron a un grupo de activistas para publicar una opinión en contra de los periodistas titulada "Los periodistas de negocios se apresuran a rescatar a Chevron de su desastre en Ecuador".

En contra de agrupaciones por los derechos de las mujeres ...

Legal Momentum, la más antigua agrupación jurídica de la nación dedicada a promover los derechos de las mujeres y las niñas, también se convirtió en víctima de la campaña de difamación de Donziger. La organización presentó un escrito amicus curiae en apoyo a un aspecto particular de la ley cuestionada en la apelación de Donziger en el caso de fraude y extorsión por el cual fue sentenciado. Como resultado, Donziger y su equipo publicaron un aluvión de comunicados de prensa y artículos de blogs en los que acusaban a la agrupación de haber redactado el escrito a cambio de un pago de Chevron, una afirmación que no tiene mérito ni evidencia que la apoye. Su estrategia fracasó cuando un blogger de temas legales llamó a esa campaña de intimidación “las RRPP más sucias de la semana".

En contra de los jueces de EEUU…

Donziger y su equipo han utilizado en repetidas ocasiones la estrategia de la "presión, humillación y intimidación" contra los jueces no sólo en Ecuador, sino también de EEUU. Antes y durante el juicio en su contra por chantaje, Donziger y su equipo lanzaron una ofensiva jurídica y de relaciones públicas atacando al juez federal de EEUU, Lewis Kaplan, poniendo públicamente su reputación en tela de juicio. Donziger afirmó que Kaplan era "intelectualmente deshonesto", que sus decisiones "reflejaban su sesgo profundamente arraigado" y que su enfoque era "tremendamente desequilibrado". Donziger incluso fue más lejos y acusó a Kaplan de ser un racista por tratar de mantenerlo retirado del caso, una acusación que fue rechazada por unanimidad por un tribunal federal de apelaciones sólo horas después de que escuchara los argumentos desesperados de Donziger. Más recientemente, un grupo de activistas alineados con Donziger, emitió un comunicado de prensa sin fundamento y un dibujo animado despectivo alegando que el juez Kaplan se beneficiaba financieramente al pronunciarse a favor de Chevron.

Sin embargo, Kaplan no es el primer juez de Estados Unidos en sentir el peso del sórdido juego de Donziger. En el año 2000, Donziger intentó remover a otro juez federal, Jed S. Rakoff, mientras este presidía un caso similar presentado en Nueva York. En las tomas no utilizadas de la película Crude, Donziger llamó al Juez Rakoff "corrupto" y "totalmente sesgado".

Como la verdad de su fraude y mala conducta ha sido revelado, el patrón de abusos de Steven Donziger, Karen Hinton y sus asociados ha quedado cada vez más en evidencia, así como la certeza de que seguirán utilizando la presión, la intimidación y la humillación contra cualquiera que esté dispuesto a desafiar sus fechorías. Pero lo que no pueden cambiar son los hechos que confirman su carácter y sus verdaderas intenciones.