Perspectiva Chevron

Caso Rico

Evidencia forense confirma que juez ecuatoriano no escribió sentencia contra Chevron

The Amazon Post 18/03/2015

Steven Donziger y los pocos seguidores que le quedan están propagando un informe “filtrado” relacionado a las computadoras utilizadas por el exjuez ecuatoriano Nicolás Zambrano cuando presidió el juicio contra Chevron en Ecuador. Ellos afirman que el informe, el cual fue encargado por la República de Ecuador, es una evidencia contundente que comprueba que el juez Zambrano fue el verdadero autor de la sentencia contra Chevron. Como de costumbre, sus acusaciones resultan plenamente erradas.

En dos escritos presentados ante el Tribunal de Arbitraje Internacional en agosto de 2014 y enero de 2015, Chevron describió detalladamente que un examen de los discos duros de Zambrano confirma y refuerza la extensiva evidencia que apoya la conclusión de una corte federal de los Estados Unidos, que establece que Donziger y sus aliados orquestaron la escritura en secreto de la sentencia ecuatoriana. La evidencia no deja lugar a dudas que Zambrano mintió bajo juramento cuando aseguró ser el autor de la sentencia durante el juicio de 2013 en Nueva York.

Como parte del arbitraje internacional que Chevron inició contra la República de Ecuador, dos expertos en informática, uno en representación de la República de Ecuador y otro de Chevron, analizaron imágenes de las dos computadoras del juez Zambrano. Los dos peritos concordaron en gran medida sobre los contenidos de los discos duros, aunque difieren en ciertos aspectos y en las conclusiones extraídas del análisis de los discos duros.

A continuación, se presentan algunos aspectos destacados de los escritos de Chevron:

• La evidencia forense comprueba que el contenido de la sentencia no se generó ni se inició su redacción en ninguna de las dos computadoras de la corte de Zambrano.

• No existe documento en ninguna de las computadoras de Zambrano que contenga la sentencia final como se emitió el 14 de febrero de 2011.

• Basada en la información proporcionada a Chevron por los tribunales ecuatorianos, no pareciera que la sentencia ecuatoriana se haya emitido desde alguna de las computadoras de Zambrano, a pesar de que declaró bajo juramento durante el juicio RICO que había subido la sentencia personalmente para su emisión.

• La evidencia forense no explica la presencia de contenido copiado textualmente en la sentencia del trabajo interno del equipo de Donziger que no existe en el expediente del caso. Pero la evidencia sí es plenamente coherente con el hecho de que el contenido había sido copiado desde numerosos dispositivos USB, los mismos que se sabe fueron utilizados en las computadoras de Zambrano. De hecho, Chevron y el perito de Ecuador concuerdan en que el texto pareciera haber sido copiado y pegado desde un documento que no puede ser rastreado en las computadoras del Sr. Zambrano.

• Aunque Zambrano declaró que redactó el fallo en la más nueva de dos computadoras que usa en la corte, la evidencia forense muestra que, en realidad, el documento redactado de la sentencia se guardó varias veces en la computadora más vieja.

• Pese a que Zambrano declaró que su asistente llevó a cabo la investigación jurídica de la jurisprudencia estadounidense en Internet y que tradujo los resultados de dicha investigación, no hay evidencia en el historial de Internet de sus computadoras que pueda explicar la cita de casos de Estados Unidos que aparecen en el documento en borrador de la sentencia.

En resumen, el juez Zambrano no fue el autor de la sentencia ecuatoriana contra Chevron.

De hecho, cuando testificó bajo juramento en Nueva York, no pudo responder a preguntas básicas sobre la sentencia que afirmó haber escrito y pareció no estar familiarizado con su contenido.

Mientras que algunos podrían caer en los engaños utilizados por Donziger y su equipo para justificar su conducta ilícita y anti-ética, los hechos son claros e innegables.

Fuente Original