Agua de producción

22/04/2014

Para regresar al índice por favor hacer click aquí

27. Falacia de la parte actora: Chevron vertió 30 veces más crudo que aquel derramado en el desastre del Exxon Valdez alegando que "Aproximadamente 2% de esas aguas era crudo puro."

HECHO: Si bien la parte actora hace todo lo posible por extrapolar los datos, el hecho es que no tienen datos verídicos para sustentar su acusación. Incluso sus propios resultados analíticos de las inspecciones judiciales demuestran que están equivocados: Los técnicos de la parte actora analizaron TPH en 3 muestras de agua de producción tomadas durante las Inspecciones Judiciales, e incluso con sus métodos analíticos inadecuados que sobreestiman los niveles de TPH, registraron 0,1 mg/L (Estación de Aguarico, EAG-AWT-AF1), 1,6 mg/L (LA-Estación Norte, LAN-TAN-RE-AF), y 24 mg/L (SSF-Sur, SSF-SUR-JI-PWU), en lugar del 2% o 20.000 mg/L que alegan, es la concentración presente.

28. Falacia de la parte actora: "En el Ecuador, el desecho de aguas de producción viola una serie de leyes ambientales vigentes desde 1921..."

HECHO: Los abogados de la parte actora se equivocan. La descarga de agua de producción es aún permitida en el Ecuador, de acuerdo con la regulación actual; sin embargo desde 1992 (Acuerdo Ministerial No. 621, 1992) el agua de producción debe cumplir con ciertos parámetros de calidad antes de ser descargada. Chevron no ha podido verificar si Petroecuador cumple con estos parámetros antes de descargar el agua de producción.

29. Falacia de la parte actora: "El vertimiento de agua de producción se declaró ilegal en el estado petrolero de Louisiana en 1942."

HECHO: La descarga de agua de producción costa adentro era una práctica aún en uso en Louisiana y en todos los Estados Unidos durante la década de 1970 y 1980.

Los abogados de la parte actora citan una norma de Louisiana de 1942, cuyo cumplimiento nunca se exigió y que, de hecho, fue eliminada de la normativa de Louisiana en 1943. Anteriormente, los abogados de la parte actora y los activistas que los apoyan alegaban que la descarga de agua de producción fue declarada ilegal en Texas en 1919. Sin embargo, han abandonado ese alegato, aparentemente después de enterarse de que no existe tal norma de 1919.