El Oriente

Así lavaron en el exterior el dinero de la corrupción en Petroecuador

Primicias 28/01/2020

Estados Unidos tiene ocho procesos penales abiertos a exfuncionarios de la estatal petrolera y contratistas. Marcelo Reyes, excoordinador jurídico de la compañía, está en el centro del esquema de coimas.

Los procesos penales en Estados Unidos contra ecuatorianos y extranjeros relacionados con Petroecuador ayudan a aclarar el esquema y el flujo de coimas alrededor de la estatal petrolera.

Las causas se abrieron por el delito de lavado de activos, pues los acusados usaban cuentas bancarias y empresas de papel en ese país para poner a circular el dinero de la corrupción.

El 23 de enero de 2020, el empresario Armengol Cevallos se declaró culpable de haber pagado alrededor de USD 4,4 millones en coimas para obtener contratos en Petroecuador.

En 2013 Cevallos y su socio, José Cisneros Alarcón, constituyeron una empresa de papel en Miami. Utilizaron esta firma para lavar dinero y para pagar a Marcelo Reyes López, excoordinador jurídico de la estatal petrolera.

Según la confesión que Cevallos firmó, él fue el vínculo entre Reyes y una empresas ecuatoriana para la adjudicación de contratos a cambio de dinero. Después de la firma del contrato, dicha empresa transfirió USD 4,6 millones a las cuentas bancarias en Estados Unidos que Cevallos había indicado.

Una parte del dinero transferido por la empresa -no identificada en los documentos del proceso penal- estaba destinada a la coima para Reyes por la adjudicación, y a otros funcionarios de Petroecuador. El resto era la tarifa de Cevallos por facilitar el cobro del soborno.

Lavado a través de inmuebles

Para desviar la atención del esquema, según las autoridades norteamericanas, Cisneros y Reyes crearon la empresa O&G International Supplies Inc., en Miami. La cuenta de bancaria esta firma recibió parte del dinero de los sobornos.

Con esos recursos se compraron seis bienes inmuebles en Miami: cinco casas y un departamento con vista a la playa. Todas estas propiedades fueron adquiridas a nombre de O&G para beneficio de Reyes.

O&G también transfirió dinero a otras dos empresas, que compraron dos inmuebles más en Miami.

Otros contratistas de Petroecuador usaron las cuentas bancarias de Cisneros para transferir sobornos a otros funcionarios de la petrolera.

Tres empresas intermediarias, en las que Cevallos y Cisneros aparecen como directivos, sirvieron para pagar USD 4,4 millones en sobornos a funcionarios de la empresa pública ecuatoriana.

  • El 13 de febrero de 2013, una contratista de Petroecuador transfirió USD 1,3 millones a la cuenta de una empresa intermediaria para el “beneficio último” de funcionarios de la petrolera estatal.
  • El mismo día, la misma contratista transfirió USD 1,3 millones a la cuenta de otra empresa intermediaria en Miami para funcionarios de Petroecuador.
  • En la misma fecha, la contratista petrolera transfirió cerca de USD 2 millones desde una cuenta en Estados Unidos a la de una empresa con sede en el estado de Texas.
  • En marzo y mayo de 2013, Cisneros compró dos propiedades en Miami a nombre de familiares de funcionarios de Petroecuador no identificados.

 

Un esquema, varios cobros

Frank Chatburn Ripalda, otro contratista de Petroecuador que se declaró culpable en Estados Unidos por el pago de sobornos, usó el esquema creado por Cevallos y Cisneros para la entrega de dinero a funcionarios de la estatal.

Chatburn es un abogado ecuatoriano que ayudaba a crear empresas de papel.

El 27 de febrero de 2013, Chatburn realizó una transferencia de USD 700.000 desde una cuenta en las Islas Caimán a una cuenta de una empresa intermediaria, dirigida por Cisneros.

El dinero procedía de la empresa Galileo Energy, del argentino Ramiro Luque, también detenido en Estados Unidos. Según la delación de Cevallos, el dinero estaba destinado a Reyes y otros funcionarios de Petroecuador.

Chatburn también ganaba una tarifa con su apoyo en el movimiento de dinero. En su declaración como culpable, aseguró que ayudó a hacer transacciones financieras “diseñadas para encubrir pagos de sobornos de Odebrecht”.

Estas transferencias incluyen el pago de USD 400.000 en 2014 de una cuenta en Antigua relacionada con Odebrecht a una cuenta en las Islas Caimán, controlada por Chatburn.

Días después, USD 340.000 fueron transferidos a la cuenta en Suiza de una empresa panameña relacionada con un funcionario de Petroecuador.

¿Más nombres por descubrir?

Los procesos judiciales en Estados Unidos no mencionan a todos los implicados cuando estos no tienen procesos penales en curso en ese país.

Por esta razón hay empresas y funcionarios que no son identificados y pero que aparecen como “funcionario 1” o “empresa 1”.

Fuente Original