Caso Chevron

Chevron vs. Donziger: Otra victoria para Chevron, pese a quienes digan lo contrario

Forbes - Michael I. Krauss 10/03/2021

Chevron vs. Donziger: Otra victoria para Chevron, pese a quienes digan lo contrario / Foto: Juicio Crudo

Chevron vs. Donziger: Otra victoria para Chevron, pese a quienes digan lo contrario / Foto: Juicio Crudo

El 4 de marzo de 2021, la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito dictó una decisión sobre varias apelaciones interpuestas por Steven Donziger, el abogado ahora inhabilitado que había obtenido una @@sentencia@@ gigantesca contra Chevron en Ecuador después de sobornar al juez ecuatoriano de primera instancia y escribir secretamente su opinión.

A modo de recordatorio (para obtener más detalles, consulte las columnas anteriores de Forbes), hace siete años, después de un juicio de siete semanas, la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de Nueva York emitió un fallo final en virtud de la Ley Contra Organizaciones Corruptas e Influenciadas por el Crimen Organizado. La @@sentencia@@ concedía a Chevron una indemnización por daños y perjuicios en forma de gastos de litigio y honorarios de abogados, impuso un fideicomiso en beneficio de Chevron sobre los fondos obtenidos por Donziger, que se remontan a la @@sentencia@@ ecuatoriana, y le prohibió a Donziger intentar ejecutar la @@sentencia@@ ecuatoriana en los Estados Unidos y participar en actividades que le permitirían beneficiarse de la @@sentencia@@ obtenida de forma fraudulenta.

El Segundo Circuito ya confirmó la @@sentencia@@ RICO y la Corte Suprema negó una revisión adicional. [Chevron Corp. v. Donziger, 833 F.3d 74 (2d Cir. 2016), cert. denied, 137 S. Ct. 2268 (2017)]. Luego de esa @@sentencia@@ RICO, una @@sentencia@@ suplementaria cuantificó los costas adjudicadas a Chevron por litigar con éxito la acción RICO. Donziger apeló, impugnando ese cálculo de costas. Donziger también apeló varias de las órdenes de desacato civil de la Corte de Distrito derivadas de las presuntas violaciones de Donziger de la orden judicial emitida en su contra, cuando continuó recibiendo pagos de anticipo mensuales por un total de más de $1 millón, extraídos de fondos recaudados en gran parte mediante la venta a inversores de acciones contingentes en cualquier juicio eventual. Finalmente, Donziger apeló la @@sentencia@@ de la corte que otorgaba los honorarios de los abogados a Chevron.

El 4 de marzo, la Corte del Segundo Circuito concluyó que la Corte de Distrito no incurrió en error al adjudicar las costas a Chevron. Con una excepción, también confirmó la conclusión de la Corte de Distrito de que Donziger violó la orden judicial dictada en su contra en varios aspectos y confirmó las condenas por desacato civil relacionadas con esas violaciones.

En un asunto, el Segundo Circuito sostuvo que una parte muy clara de la medida cautelar que prohíbe a Donziger recaudar fondos en el exterior mediante la venta de participaciones en la fraudulenta @@sentencia@@ ecuatoriana se había vuelto un poco ambigua por la explicación posterior de la corte de distrito de esa medida cautelar. El lenguaje sencillo de la orden judicial de la Corte de Distrito fue legal y claro. El párrafo uno impuso “un fideicomiso constructivo en beneficio de Chevron en todas las propiedades. . . que Donziger (tenía u obtendría). . . que se remonta a la Sentencia (ecuatoriana) o a la ejecución de la Sentencia en cualquier parte del mundo”. Donziger no puede beneficiarse de la venta de ningún interés que pueda tener en la @@sentencia@@ ecuatoriana, porque dichos fondos serían “rastreables hasta el fallo”, Idem, y sujetos al fideicomiso implícito. El párrafo cinco prohibía a Donziger “emprender cualquier acto para monetizar o beneficiarse de la Sentencia (ecuatoriana). . . incluyendo, entre otras, la venta, cesión, pignoración, transferencia o gravamen 31 de cualquier interés en el mismo”. La mayoría de la Corte de Circuito habría encontrado a Donziger responsable de desacato por violar esos dos párrafos claros si no fuera por una declaración posterior de la corte de primera instancia que, tal vez, podría haber planteado ambigüedad en la prohibición.

Un vigoroso disenso negó que hubiera alguna ambigüedad y que Donziger estuviera claramente en desacato a la corte en todos los supuestos cargos. Sorprendentemente, la mayoría reconoció que el argumento de los disidentes era "razonable", pero le dio a Donziger el beneficio de la duda.

Así que recapitulemos el contenido de esta decisión:

  • El Segundo Circuito recordó a los lectores que la evidencia clara y convincente establecía que “... Donziger, entre otras cosas, sobornó al juez que presidía la corte para que dictara una @@sentencia@@ a favor de sus clientes a cambio de $500.000 del producto de la sentencia; coaccionó a la corte para que nombrara a un experto elegido a dedo, al que Donziger pagó para que diera un testimonio favorable; y redactó la @@sentencia@@ ecuatoriana "en su totalidad o en su mayor parte" con solo una "ligera edición" por parte del juez que la firmó.
  • El Segundo Circuito confirmó la condena de Donziger por parte de la Corte de Distrito de pagar las costas judiciales de Chevron de $813.602,71. La Corte de Distrito también determinó que Donziger estaba obligado a pagar a Chevron más de $3 millones en honorarios de abogados; esa cantidad ahora se volverá a calcular restando los honorarios incurridos por el único cargo por desacato que se anula, pero seguramente seguirá siendo muy sustancial.
  • Donziger no puede invocar una excusa de ambigüedad en el futuro. Donziger ya no puede vender ningún interés en el fallo fraudulento ecuatoriano por ningún motivo, utilizar los ingresos recibidos para su beneficio comercial o personal, ni beneficiarse de las ventas relacionadas con el fallo de ninguna manera.

No es precisamente una victoria para Steven Donziger. Su juego ha terminado.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron. El artículo original en inglés puede ser visto aquí.

Fuente Original