Mitos y realidades sobre temas relacionados a la salud

16/12/2016

Muchos mitos se han tejido respecto a la operación de TexPet y su impacto en la salud en las áreas del Oriente de Ecuador donde operó. Esta es la realidad.

MITO: “Docenas de prominentes científicos provenientes de 17 países recientemente firmaron una carta abierta criticando la falta de integridad científica de Chevron en el Ecuador”.

Realidad: Sin importar lo que los abogados demandantes quisieran que representara dicha carta, el hecho es que sus autores no disputan el amplio consenso alcanzado independientemente por expertos de renombre en el campo de la epidemiología y la medicina tropical, que aseveran que los estudios de salud utilizados por la parte actora son errados, parcializados e inconclusos. Igualmente, es importante que la carta abierta no trata las causas más probables de los problemas de salud en el Oriente ecuatoriano.

MITO: “El gobierno de los EEUU relaciona la exposición a TPH con el cáncer, problemas reproductivos, daños en el sistema nervioso e inmunológico, y un sinfín de similares problemas se salud”.

Realidad: Los TPH no se relacionan con el cáncer; solo ciertos hidrocarburos específicos se consideran cancerígenos. El Registro de la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (la entidad citada por los abogados demandantes) afirma muy claramente que:

"Los TPH son una mezcla de muchos compuestos diferentes" y que algunos de éstos pueden ser tóxicos. En relación con los posibles efectos cancerígenos, la entidad anota que "...un compuesto de TPH (benceno) es cancerígeno para los seres humanos", mientras que "otros compuestos de TPH (benzo(a)pireno y gasolina) probablemente y posiblemente pueden producir cáncer en los seres humanos".

Chevron ha analizado cada muestra de suelo y agua específicamente para detectar elementos posiblemente nocivos en los TPH - benceno y benzo(a)pireno- y encontró que dichos compuestos estaban en niveles seguros en más del 99% de las muestras de agua para consumo y de las muestras de suelo recolectadas en las áreas remediadas por Texaco Petroleum Company (TexPet). De hecho, el benceno no se detectó en ninguna muestra de suelo recolectada de piscinas remediadas por TexPet. Además, las concentraciones de todos los HAP en las piscinas remediadas son seguras.

Sin embargo, si bien la parte actora inicialmente realizó pruebas para detectar benceno y benzo(a)pireno durante las investigaciones de los sitios, ha parado de analizar benceno en suelo o agua y ha dejado de emplear métodos analíticos que le permitirían obtener datos precisos para benzo(a)pireno y otros HAP. Por lo tanto, no hay forma de que la parte actora pueda evaluar con precisión los posibles riesgos que presentan estos químicos para la salud humana.

MITO: “Chevron no ha realizado ninguna evaluación de salud en la zona”.

Realidad: Por el contrario, Chevron ha realizado una evaluación de riesgos para la salud en todos los sitios de @@inspección judicial@@ y ha incluido los resultados en los informes periciales presentados a la corte. En dichas evaluaciones, los peritos han evaluado los posibles impactos para la salud de los residentes locales por la exposición a las concentraciones de químicos hallados en el agua y el suelo, de conformidad con las pautas estadounidenses e internacionales. Los resultados de dichas evaluaciones de riesgos para la salud demuestran que, en la actualidad, el agua para consumo y el suelo que anteriormente fue remediado por TexPet no presentan una amenaza significativa derivada del petróleo para la salud de los residentes de la zona. Dicha conclusión es la misma a la que llegaron los peritos dirimentes en su evaluación independiente de los datos recolectados para el pozo Sacha-53, según se presentó en el único informe de peritos dirimentes emitido durante las inspecciones judiciales.

Fuente Original