Caso Chevron

Resultados de las inspecciones judiciales

22/04/2014

Para regresar al índice por favor hacer click aquí

9. Falacia de la parte actora: "El 100% de los 35 sitios inspeccionados cuyos resultados se han presentado a la Corte han demostrado cantidades significativas de tóxicos peligrosos para la vida; en algunos de los sitios la presencia de estos tóxicos son miles de veces mayor a la cantidad permitida por las leyes Ecuatorianas y Estadounidenses."

HECHO: Mientras que los abogados de la parte actora continuamente alegan que han identificado muestras que exceden los valores permisibles de compuestos derivados del petróleo, lo que deliberadamente omiten mencionar es que ellos toman la mayoría de las muestras de sitios actualmente en uso por Petroecuador, el operador actual, y de áreas por fuera de las zonas remediadas por Texpet. El setenta y seis por ciento de las muestras de suelo tomadas por la parte actora proviene de zonas que no fueron parte del alcance de los trabajos de remediación acordados con Texpet, que se sabe son áreas de responsabilidad de Petroecuador, y aún así, ellos persisten en culpar a Texpet por no haber ejecutado la remediación de dichas áreas.

Específicamente, las muestras de suelo recolectadas de sitios mencionados repetidamente por los abogados de la parte actora (Lago Agrio-02, Lago Agrio-06, Sacha-65, Shushufindi-18) fueron recolectadas de áreas que claramente no estaban incluidas en el programa de remediación de Texpet y, por lo tanto, eran y siguen siendo de responsabilidad exclusiva de Petroecuador, la petrolera estatal. Es absurdo alegar que Chevron es responsable de áreas no incluidas en el programa de remediación de Texpet, y que no son de su propiedad ni ejerce el control sobre ellas.

Es más, de los 42 sitios inspeccionados, Chevron ha recolectado 198 muestras de áreas que fueron remediadas por Texpet y más del 99% de éstas (197/198) confirman que la remediación fue eficaz y que se cumplió con los requisitos de cierre fijados por el gobierno del Ecuador y Petroecuador en su acuerdo de 1995 con Texpet.

Ninguna de estas muestras contenía niveles inseguros de compuestos de petróleo potencialmente nocivos (como Benceno, Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (HAP) o metales pesados). Estas pruebas confirman que las áreas remediadas por Texpet no representan una amenaza significativa para la salud pública relacionada con el petróleo.

10. Falacia de la parte actora: "...las muestras de agua tomadas por Chevron para las inspecciones ordenadas por la Corte violan normas tanto Ecuatorianas como Estadounidenses diseñadas para proteger la salud pública"

HECHO: Más del 99% de todas las muestras de agua tomadas directamente de fuentes de agua para consumo cumplen con los valores límite de agua potable en cuanto a compuestos de petróleo se refiere, de acuerdo con el Decreto 2144 del Ecuador (por el cual se rigió la remediación de Texpet), la Norma de Niveles Máximos para Contaminantes de la Agencia de Protección Ambiental Estadounidense (USEPA) y las Pautas para Calidad de Agua Potable de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En contraste a las 166 muestras de agua para consumo tomadas por Chevron, los peritos de la parte actora recolectaron y analizaron únicamente 46 muestras de agua, de las cuales sólo 16 fueron de fuentes de agua para consumo.

11. Falacia de la parte actora: "En varios sitios de perforación de Chevron, resultados de laboratorio reportan impresionantes niveles de metales pesados tóxicos como bario y cadmio"... "Si los venenosos niveles de metales pesados encontrados en la Amazonía existieran naturalmente... la tierra sería simplemente inhabitable, y no habría necesidad para regulaciones ambientales en ningún lugar del mundo"

HECHO: Los abogados de la parte actora o bien buscan engañar conscientemente a la opinión pública, o son ignorantes en materia de geología básica. De hecho, las concentraciones de metales encontradas en los suelos de los sitios investigados coinciden con los valores que se presentan naturalmente y que típicamente son observados en los suelos de los Estados Unidos, Ecuador y el resto del mundo.

Todos los suelos contienen metales pesados debido a que los suelos se forman a través de la influencia de las bacterias y el agua que se filtra sobre la roca degradada, que naturalmente contiene trazas de constituyentes como cadmio (Cd), cobre (Cu), plomo (Pb), cinc (Zn), níquel (Ni), cromo (Cr) y bario (Ba). Dado que la composición de cualquier suelo, por lo general, depende de la composición elemental de la roca madre (que puede variar dependiendo del lugar y se ve afectada por una serie de factores incluyendo el clima), la evaluación de contaminación del suelo con metales pesados requiere un conocimiento acertado que indique si las concentraciones detectadas en el suelo corresponden a valores de ocurrencia natural (es decir, valores de fondo).

Aunque los abogados de la parte actora alegan que los "niveles de bario sorprendentemente altos" son el resultado de las operaciones de Texpet, el hecho es que el sulfato de bario, la forma química de bario empleada por Texpet en los fluidos de perforación y en operaciones de exploración petrolera en general, es un mineral de ocurrencia natural. El sulfato de bario es extremadamente insoluble y la USEPA ha concluido que, en medida razonable, no puede esperarse que el sulfato de bario cause toxicidad aguda ni crónica en los seres humanos ni efectos adversos en el medioambiente". El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos - Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades coincide con dicha opinión. En ocasiones, el sulfato de bario es ingerido por pacientes (un "batido de bario") según orden médica para tomar radiografías del aparato gastrointestinal.

El valor al que se refieren los abogados de la parte actora como "la norma de la EPA para bario" de 82 mg/kg, es un valor genérico para análisis del suelo fijado para proteger las aguas subterráneas de formas solubles de bario, lo cual no aplica para el sulfato de bario encontrado en las áreas de campos petroleros. Este parámetro se encuentra por debajo de los valores de bario natural registrados por U.S. Geological Survey (hasta 5.000 mg/kg de bario en suelos superficiales) y, como tal, no tiene utilidad para fines de manejo ambiental, ni siquiera en los Estados Unidos.

En cuanto al cadmio, la concentración de fondo de ocurrencia natural en el suelo, según la documentación existente y los resultados obtenidos por Chevron, indica que los valores de fondo en el Ecuador coinciden con los que se observan en otras partes. No obstante, los abogados de la parte actora alegan equivocadamente que dichos niveles son el resultado de las operaciones de Texaco.

De las 749 muestras de suelo analizadas para cadmio, sólo una excedió la concentración de fondo: una muestra de Sacha-18 contenía 4,1 mg/kg de cadmio, lo cual está por muy debajo del valor de 8 a 78 mg/kg que se considera seguro conforme a la normativa para campos petroleros en los Estados Unidos y Venezuela.

12. Falacia de la parte actora: "Chevron se niega a analizar sus muestras para detectar las toxinas más cancerígenas y no las somete a pruebas para detectar la mortífera sustancia química cromo 6, hallada por la parte actora en cantidades alarmantemente grandes"

HECHO: Las afirmaciones de los abogados de la parte actora son falsas. Chevron ha analizado 306 muestras de suelo para cromo 6 - 29 más que la parte actora - y encontró que el 96% de éstas no contenía cromo 6. La concentración más alta que se encontró fue de 0,13 mg/kg que es menos de una décima parte del uno por ciento de los niveles típicos de limpieza en los Estados Unidos y no se considera un valor peligroso. El hecho es que la parte actora no analiza cromo 6. Por el contrario, ellos analizan cromo total y erróneamente reportan los datos como si fueran de cromo 6. Uno de sus propios peritos (Suárez) ha admitido públicamente que se cometió este error.