Caso Chevron

Cómo una firma de RRPP de Brooklyn logró enturbiar la política ecuatoriana

Bloomberg Businessweek. Por Paul M. Barrett. 07/08/2014

En periodismo resulta curioso cómo en ocasiones, se tira de un cabo suelto y todo el enredo comienza a desovillarse. Precisamente esto es lo que está sucediendo con la reacción causada por una nota que publiqué en mayo pasado sobre una falsa protesta en contra de Chevron que tuvo lugar en Texas. La historia se ha transformado y ha evolucionado hasta convertirse en noticia de primera plana en Ecuador. El presidente Rafael Correa incluso ha utilizado las ondas radiales de su país para negar las acusaciones de trucos financieros que presuntamente lo vinculan a la falsa manifestación contra Chevron.

Empecemos por algunos antecedentes. El 30 de mayo escribí:

Varias decenas de manifestantes se reunieron el miércoles frente al Museo del Petróleo “Permian Basin” en Midland, Texas, para condenar a Chevron que celebraba su reunión anual en el histórico campo perolero al oeste de Texas. Humberto Piaguaje, uno de los líderes indígenas ecuatorianos involucrados en una demanda masiva contra la petrolera, ayudó a dirigir el coro de protestas y el desfile de carteles. Para llenar las filas de la manifestación, una compañía productora de eventos, con sede en Los Angeles, ofreció a los residentes locales a través de correos electrónicos, 85 dólares a cada uno por lo que la empresa ha descrito como un reclutamiento para participar como "extras o ser parte del tumulto".

Como dije en mi artículo anterior, me puse en contacto con Karen Hinton, la relacionista pública de Steven Donziger, el abogado principal de los demandantes contra Chevron y arquitecto de una larga cruzada contra la petrolera a través de los medios de comunicación. Donziger había ganado un juicio por $19 mil millones contra Chevron en Ecuador en 2011. En marzo pasado, un juez de Distrito de Estados Unidos en Nueva York, dictaminó que la victoria de Donziger estuvo fundamentada en pruebas falsas, soborno y extorsión, acusaciones que Donziger ha negado. Pero esta vez, al ser interrogada sobre la protesta en Midland, Hinton me dijo a través de un e-mail: "No participamos en lo absoluto. Llame a MCSquared. Ellos se encargaron de eso".

MCSquared, es una pequeña empresa de relaciones públicas con sede en Brooklyn, atendida por varios ecuatorianos trasladados a los EE.UU. Hinton me dijo que MCSquared trabajó para la República de Ecuador y que se ha aliado públicamente con Donziger y sus clientes en la tarea de atacar a Chevron. El gobierno de Correa ha estado patrocinando protestas contra Chevron en todo el mundo, a través de eventos que han sido promovidos por MCSquared. Cuando hablé con la representante de la firma de Brooklyn, reconoció que habían ayudado a promover la protesta en Midland, pero insistió en que no le habían pagado a ningún manifestante; además afirmó que no trabajaban para el gobierno ecuatoriano.

Sin embargo, según documentos presentados ante el Departamento de Justicia en el mes de julio, la firma de RRPP reveló que durante el año anterior el gobierno de Ecuador le había pagado más de 6,4 millones de dólares para realizar un trabajo promocional dirigido a presionar a Chevron a pagar la multimillonaria suma que le fuera impuesta en la @@sentencia@@ ecuatoriana. Esta noticia desató polémica en el Ecuador, ya que los críticos del presidente Correa cuestionaron los pagos que se hicieron a MCSquared y lo que la firma realmente hizo con más de $6 millones, una enorme cantidad de dinero para apenas publicar algunas notas de prensa y diseñar una página web.

Como respuesta a las preguntas locales sobre el contrato de MCSquared, el Presidente Correa lanzó airadas críticas en un discurso la semana pasada. A continuación, reproduzco una descripción que hizo el Buenos Aires Herald:

El presidente ecuatoriano Rafael Correa, dijo (el 3 de agosto) que su gobierno pagó US $6,4 millones a una agencia de relaciones públicas en los Estados Unidos, para luchar contra la "arremetida" de la petrolera Chevron, firma que ha sido acusada de causar daños ambientales en la región amazónica de su país. "Enfrentamos una lucha gigantezca (...) contra esta empresa corrupta y corruptora de Chevron", domiciliada en EE.UU, que ha gastado "más de 400 millones de dólares" en empresas de relaciones públicas y abogados para "aniquilar a Ecuador´´, dijo Correa el sábado.

El Presidente dijo que su gobierno se vio obligado a contratar los servicios de MCSquared, la compañía de relaciones públicas con sede en Nueva York. "Tuvimos que contratar a la empresa para defender al país de los ataques criminales de Chevron. (Chevron) tiene agencias de relaciones públicas, cientos de abogados, periódicos y radios, ya que financia campañas políticas", dijo. No obstante, Correa negóalgunos de los rumores que han circulado en la prensa local denunciando que su administración había hecho pagos a una firma en Nueva York para promover la imagen del país y la del propio Presidente. "No saben lo sensible que es esto y a quienes estamos enfrentando", subrayó. "Estas empresas han sido contratadas para defendernos de ese monstruo que quiere destruir nuestra patria".

Tratándose incluso de Correa, un político conocido por el abuso de una extravagante retórica, esto más bien parecío ser una expresión de histeria. Ezequiel Vázquez Ger, director del Centro para el Periodismo de Investigación en las Américas, añadió algunas observaciones y preguntas valiosas sobre este tema en su artículo "Voces Latinas", del Huffington Post.

No sé por qué parece que Correa está reaccionando de forma exagerada a los desafíos que se presentan alrededor de un contrato por $6,4 millones. Sin embargo, la situación merece ser vigilada, especialmente en consideración de que se aproxima la fecha de apelación del veredicto emitido por un tribunal civil de los EEUU que encontró que Donziger era culpable de chantaje, que se realizará a finales de este año o a más tardar, a principios de 2015.

Esta es una traducción no oficial realizada por Chevron, el articulo original en inglés puede ser visto aquí.