Su papel en el Caso Chevron

Petroecuador no cumplió sus obligaciones - PEPDA (2006)

04/06/2013

Petroecuador muestra un desastroso récord ambiental en 21 años de operación

Petroecuador muestra un desastroso récord ambiental en 21 años de operación

La empresa estatal Petroecuador, que fue socio mayoritario del Consorcio CEPE (Petroecuador) - TexPet y a partir de 1990 único operador de la antigua área del consorcio, registra un deplorable récord ambiental. Así lo indican las estadísticas del propio Distrito Amazónico de Petroecuador, donde se menciona que en apenas ocho años (del 2000 al 2008) la estatal ha sido responsable de 1.415 derrames de petróleo.

Pablo Fajardo, abogado de los demandantes, reconoció esta situación al decir en 2003: “Desde que salió inclusive Texaco de aquí, Petro ha producido más daños y muchos más desastres que la misma Texaco”.

Petroecuador ignoró sus obligaciones de remediar los sitios petroleros que le correspondían como socio mayoritario del ex consorcio y como único operador del área durante los últimos veinte años y más. Recién en el 2006 inició estas tareas. Además, ha perforado más de 400 pozos adicionales y ha construido cientos de piscinas desde que asumió las operaciones del antiguo Consorcio en junio de 1990.

Los demandantes pretenden que Chevron se responsabilice por una remediación que le corresponde a Petroecuador, y por los impactos ambientales causados por dos décadas de operación estatal.

En 2003 y 2004 el Gobierno ecuatoriano ratificó la responsabilidad de Petroecuador de remediar su parte del antiguo Consorcio en un acuerdo ministerial y en las obligaciones que asumió en nuevos contratos petroleros.

Manuel Muñoz, Director Nacional de Protección Ambiental del Ministerio de Energía (DINAPA), dijo ante el Congreso Nacional en mayo de 2006: “Texaco a su manera acometió la remediación de las piscinas que le correspondían a ellos, que era el 33% del total.

Petroecuador durante más de 30 años no había hecho nada absolutamente respecto de las que le correspondían remediar a la empresa”.
Petroecuador reconoció en parte su incumplimiento en un suplemento publicado en el diario El Comercio, en octubre de 2006, donde se señala que “mediante un acuerdo suscrito en 1995 entre el Estado ecuatoriano y la empresa Texaco, ésta inicia un plan de Remediación Ambiental para corregir los efectos de su operación, al remediar 165 piscinas. La empresa Estatal Petroecuador a través de su filial Petroproducción continúa la limpieza de las 264 piscinas restantes que no fueron intervenidas por Texaco”.

Un engañoso “toxic tour”

Estrellas de Hollywood, activistas, periodistas y políticos han sido engañados por los abogados de los demandantes en los denominados “toxic tours”, al ser conducidos a visitar sitios cuya remediación es de exclusiva responsabilidad de Petroecuador, inclusive aquellos de operación reciente de la petrolera estatal para culpar a Chevron de problemas ajenos a esta empresa.

Los “toxituristas” reciben información tendenciosa y falsa sobre sitios como Shushufindi 38, Shushufindi 61, Sacha 41, Aguarico 4, Yuca 9, Lago Agrio 2, entre otros.